Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dependientes de Alaquàs se quedan sin subvención

La Consejería de Bienestar Social dejará de subvencionar a partir del próximo 1 de septiembre a 45 ancianos y pacientes dependientes de la residencia L'Albereda, en Alaquàs. Así lo denunció ayer la alcaldesa de la localidad, Elvira García, quien calificó de "pisoteo de derechos" la medida del gobierno autonómico. Ahora, los residentes y sus familias deberán hacerse cargo del coste íntegro de las plazas del centro, entre 1.600 y 1.700 euros al mes.

La Generalitat, con problemas de liquidez desde hace meses, no puede cargar con el gasto que suponen las plazas en residencias que ha subvencionado hasta ahora. El centro de Alaquàs ha sido el primer ejemplo.

De los 45 damnificados figuran grandes dependientes o pacientes que se alimentan vía sonda que, en algunos casos, no tienen suficientes recursos para costear la residencia por sí mismos.

La regidora de Alaquàs exigió a Bienestar Social y al presidente del Consell, Francisco Camps, "la inmediata marcha atrás de este atropello sin justificación que afecta a las personas que más necesitan el apoyo de las administraciones". García tiene previsto reunirse mañana con las familias afectadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de agosto de 2010