Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba trata de zanjar hoy en Rabat la crisis de Melilla

Los ministros del Interior español y marroquí suspenden la rueda de prensa conjunta inicialmente prevista

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se reúne hoy en Rabat con su homólogo marroquí, Taieb Cherkaoui, en un encuentro con el que se pretende dar por zanjado el conflicto fronterizo en torno a Melilla . La crisis comenzó con una batería de quejas de Marruecos a España (cinco en total) sobre presuntos malos tratos de la policía española a ciudadanos marroquíes en la frontera y alcanzó su punto álgido con la amenaza de un grupo de activistas de impedir la entrada en la ciudad autónoma durante varios días de pescado, verdura, materiales de construcción e incluso empleadas domésticas. El boicoteo se suspendió el miércoles pasado , el mismo día en el que visitaba Rabat el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, encargado de preparar la reunión entre ambos ministros y que también viaja hoy a Marruecos.

Se había anunciado una rueda de prensa conjunta de Rubalcaba y Cherkaoui posterior a la reunión -una comparecencia que hubiera supuesto la escenificación del final de crisis-, pero fue cancelada ayer. En su lugar, el ministro español comparecerá ante los periodistas por la tarde en la Embajada en Rabat. Es poco probable que el titular de Interior marroquí, que desde que fue nombrado ministro el pasado enero no ha hecho declaraciones ante los periodistas ni convocado ruedas de prensa, haga una comparecencia individual sobre el contenido de la reunión, que seguramente concluirá con un comunicado conjunto.

Se han aducido razones de "agenda", sin más concreción, para la suspensión de la aparición pública conjunta. La rueda de prensa hubiera permitido a los periodistas españoles hacer preguntas al titular de Interior marroquí sobre lo ocurrido en Melilla, un conflicto cuyas razones nadie acaba de entender pero sobre el que no parece que el Gobierno marroquí quiera pronunciarse. Cuando el director general de la Policía y la Guardia Civil visitó Rabat para tratar la cuestión, el comunicado conjunto emitido después, que expresaba las "especiales relaciones" entre ambos países, no hacía la más mínima referencia a Melilla.

Tras la visita de Rubalcaba -su primera cita con Cherkaoui, ex presidente de la Corte Suprema que fue nombrado ministro el pasado enero-, habrá un próximo encuentro entre los ministros de Asuntos Exteriores de los dos países y una posterior reunión informal entre el Rey Juan Carlos I y Mohamed VI, que ya hablaron por teléfono hace dos semanas cuando el monarca español intentó mediar en el entonces todavía incipiente conflicto.

Han sido muchas las gestiones diplomáticas para solucionar un problema que el Gobierno español se niega a calificar como "crisis" o "conflicto" y que ha provocado, entre otras cosas, que se suspendan las patrullas mixtas hispano-marroquíes organizadas por la Guardia Civil y la Gendarmería para la vigilancia de las costas y el control de los flujos migratorios.

El PP, que envió a Melilla a su vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, y que defendió la visita a la ciudad autónoma del ex presidente José María Aznar el mismo día en el que se estaba desbloqueando el conflicto, pedirá hoy en la Diputación Permanente del Congreso la comparecencia urgente de Rubalcaba y del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para explicar lo sucedido en Melilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de agosto de 2010