Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los municipios piden al Estado negociar su deuda "inviable"

Los entes locales catalanes deben 185 millones al Gobierno

La Federación de Municipios de Cataluña (FMC), que agrupa a la mitad de Ayuntamientos catalanes, puso ayer el grito en el cielo tras conocer el importe que deberán devolver al Estado en compensación por las aportaciones de 2008: más de 185 millones de euros en Cataluña, según los datos del Ministerio de Economía y Hacienda. La cifra, dada a conocer el martes, es el resultado del saldo de las transferencias del Estado por la cesión de impuestos: el Gobierno central avanza el dinero con una previsión de recaudación, y luego contrasta el importe con la recaudación real.

El balance del ejercicio de 2008, en plena crisis, perjudicó a los municipios, que ya acumulaban las deudas de 2007 (1.500 millones de euros en toda España) gracias a una moratoria que aplicó el Estado el pasado año. Con la recaudación de impuestos por los suelos, los municipios ven cómo en 2011 deberán pagar un importe "inviable", en palabras del presidente de la FMC, Manuel Bustos.

Los alcaldes avisan que el pago de la deuda supondrá el colapso económico

"Esto es inviable. Si no encontramos una solución, llegaremos al colapso y tendremos un grave problema en el país. Entraremos en fallida", alertó ayer Bustos. La intención del alcalde de Sabadell es hacer frente común con el otro organismo municipalista catalán, la Asociación de Municipios, y la Federación Española, para negociar la deuda con el presidente del Gobierno.

Si no hay solución, los Ayuntamientos tendrán que devolver el dinero: no se pueden plantar, puesto que el Estado resta la deuda de sus aportaciones anuales. "Será el colapso de la economía local", vaticinó Bustos, que añadió: "Queremos negociar en septiembre, y no en diciembre, cuando cerramos los presupuestos".

Bustos evitó concretar qué propuesta plantearán en las negociaciones: "Queremos un acuerdo y somos responsables. No podemos ir con posiciones maximalistas. Tenemos un problema, y hay que solucionarlo entre todos. Lo primero es trasladarle al Gobierno la gravedad de la situación", dijo Bustos, que tiró de comparación para exigir un trato justo: "Si el Estado ha podido ser sensible con la situación del sector automovilístico, o con los bancos y cajas, estoy convencido que puede serlo con los Ayuntamientos".

El reparto de los 185 millones que deben los municipios catalanes es equitativo por población. Así, Barcelona es la que peor parte se lleva, con una deuda de 93 millones de euros, la segunda de España después de Madrid, que adeuda 128 millones. Los municipios catalanes de menos de 50.000 habitantes acumulan entre todos 48 millones de euros de deuda al Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 2010