Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat logra un crédito de 1.000 millones tras aparcar la emisión de deuda

El Ejecutivo catalán espera captar 3.000 millones más en lo que queda de año

La Generalitat consiguió ayer firmar un acuerdo con 10 entidades financieras que le permitirá obtener un crédito por 1.000 millones de euros para cubrir una cuarta parte del capital que requería hallar hasta finales de año para afrontar sus necesidades de financiación. El préstamo, liderado por La Caixa y BBVA, da un respiro al Ejecutivo catalán, que en primavera tuvo que aparcar la emisión de deuda pública por el ensañamiento de los mercados internacionales con los bonos españoles. El Departamento de Economía y Finanzas debe captar, en lo que queda de año, otros 3.000 millones.

A comienzos de año, la Generalitat tenía unas necesidades de financiación de 9.000 millones de euros que esperaba conseguir mediante la emisión de bonos, también en los mercados internacionales. En febrero colocó con éxito 1.300 millones con una remuneración del 4,95%, mientras que en marzo emitió 800 millones más al 3,875%. Economía realizó una gira de encuentros con inversores en Londres, París, Francfort, Zurich o Munich.

El último road show lo encabezó el consejero Antoni Castells, quien viajó a Japón para hablar con inversores institucionales de ese país y realizar una emisión de deuda en yenes. Sin embargo, tras la crisis griega arreció la tormenta sobre la deuda soberana y la Generalitat tuvo que aplazar sus planes. Fuentes del Gobierno aseguraron ayer que prevén que en breve se vuelvan a retomar esas intenciones, sobre todo después de que los mercados empiecen a estabilizarse tras las pruebas de resistencia que se efectuaron a las entidades financieras.

Castells redujo la nueva deuda necesaria de 9.000 a unos 8.000 millones de euros con los planes de austeridad. Con los mercados de deuda cerrados, la Generalitat recurrió a la banca, y ayer consiguió un crédito de 1.000 millones a cuatro años y por el que pagarán un interés de Euríbor+3%, lo cual resulta muy atractivo para las entidades acreedoras y para el Ejecutivo constituye "unas condiciones buenas".

BBVA y La Caixa aportan, cada uno, 350 millones de euros. El resto del sindicato bancario está compuesto por Caja Madrid (75 millones), Banc Sabadell (70 millones), el Popular (50 millones), Caixa Penedès (35 millones), Caixa Galicia (25 millones), Caixanova (25 millones), Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa (10 millones) y Unnim (10 millones).

La consecución del crédito no ha sido fácil. Fuentes financieras explicaron que las cajas más pequeñas que se contactaron y los bancos internacionales rehusaron entrar en el sindicato. Al mismo tiempo, la agencia de calificación Standard & Poors rebajó la calificación de Cataluña de AA- a A+, aunque la mantuvo en la parte solvente de la tabla. El Ejecutivo catalán indicó ayer que la obtención del crédito demuestra "la normalidad de su tesorería".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 2010