Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los derechos humanos en Cuba

La Alta Representante de la UE afirma que la medida va en la buena dirección

La Alta Representante para la Política Exterior de la Unión, Catherine Ashton, celebró -a través de una portavoz- el anuncio de la liberación de los presos políticos realizado en La Habana y a falta de conocer más detalles reiteró la disposición de la UE a apoyar la negociación entre las autoridades cubanas y la Iglesia.

Que Miguel Ángel Moratinos pueda traerse a cinco detenidos a España junto a la promesa de liberación de otros 47 en cuestión de pocos meses dará fuerza al ministro para reclamar en septiembre una revisión de la posición común que desde 1996 mantiene en el congelador las relaciones entre Bruselas y La Habana.

"Seguimos con atención el diálogo, apoyamos el proceso en marcha y la noticia va en la buena dirección", comentó Maja Kocijancic, portavoz de Ashton, que recordó cómo en el último consejo de ministros de Exteriores de la UE se acordó volver sobre el asunto en septiembre.

En aquella reunión en junio, los Veintisiete concedieron un tiempo extra a Moratinos, que les hizo partícipes de que pronto llegarían buenas noticias desde la isla. En la revisión que cada junio hace la Unión de su relación con Cuba, España había querido que en este 2010 sus socios acabaran por fin con la posición común que adoptaron en su día a instancias de José María Aznar.

La Posición Común de la UE supedita la normalización de las relaciones de la UE con Cuba a que haya avances en derechos humanos y en la democratización de la isla. Diversos países como Alemania, Francia, República Checa y Suecia insistieron en la persistente negativa castrista a cambiar e hicieron saber a Moratinos que no había motivos para cancelar la posición común.

El ministro español les aseguró que en la isla se estaban moviendo las cosas tras el diálogo entre la Iglesia y el Gobierno y consiguió que sus homólogos optaran por no decidir en ese momento sobre la prórroga por un año más de la posición común.

En opinión de Moratinos hacer un gesto que pudiera ser considerado inamistoso por Cuba iría en detrimento de las negociaciones y de los presos. El ministro se declaró entonces satisfecho con la "no decisión" de entonces. "Nos damos un tiempo razonable para juzgar cuáles son los resultados y a la luz de esta situación nos reuniremos para superar la posición común y establecer un diálogo bilateral", declaró el ministro. Para él "tiempo razonable" significaba esperar hasta la próxima reunión de septiembre. En el entretanto deberían producirse "avances sustantivos en derechos humanos, incluida la liberación de los principales presos"

Queda por ver si la liberación inmediata de cinco de los resistentes y la de los restantes de aquí a finales de año será considerada suficiente por el resto de los ministros comunitarios. Para modificar la posición común es necesaria la unanimidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 2010