La sindicatura pone en evidencia las finanzas municipales opacas

Solo el 23% de los Ayuntamientos entrega sus cuentas a tiempo

El descontrol en las finanzas de algunos municipios catalanes saltó al primer plano de la actualidad con motivo del caso Pretoria, que afectó sobre todo a Santa Coloma de Gramenet. Pero el último informe de la Sindicatura de Cuentas dibuja un panorama desolador y de escasa autoexigencia de la mayor parte de los alcaldes catalanes sobre el nivel de transparencia de las finanzas municipales.

El informe fiscaliza el ejercicio de 2007, en el que solo el 23% de los Ayuntamientos catalanes entregaron a la sindicatura dentro de los plazos previstos las cuentas municipales para que fueran revisadas. Y eso que el organismo fiscalizador de las cuentas de las administraciones catalanas les concedió una prórroga de 15 días. De haberse ceñido estrictamente a lo que marca la ley, solo el 11% de los ayuntamientos habrían cumplido con su deber. Este oscuro panorama se repite en los consejos comarcales e incluso en dos de las cuatro diputaciones provinciales.

L'Hospitalet, Santa Coloma y Badalona encabezan la lista negra
El fiscalizador pide a los alcaldes más personal para controlar los números

El desaguisado no solo afecta a Ayuntamientos pequeños con poca capacidad administrativa para hacer frente a los trámites burocráticos que implica presentar sus cuentas. La peculiar lista negra publicada ayer por la Sindicatura de Cuentas puede sacar los colores a Ayuntamientos tan importantes como el de L'Hospitalet, la segunda ciudad de Cataluña. Este municipio y otros 741 de los 946 del mapa catalán no entregaron sus cuentas. Y cuando lo hicieron, fue fuera de plazo.

El nivel de opacidad de los Ayuntamientos va de mal en peor. En el anterior año fiscalizado, 2006, los alcaldes que entregaron a tiempo las cuentas de sus municipios alcanzaron el 36%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ante tal desaguisado y después del escándalo del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet, la Sindicatura de Cuentas ha logrado que la ley castigue ahora con más dureza a los alcaldes incumplidores. Según consta en la nueva ley de la sindicatura, aprobada este mismo año, los Ayuntamientos que no entreguen las cuentas a tiempo y no justifiquen debidamente el retraso se enfrentarán a castigos como la retirada de las subvenciones de la Generalitat. Llegado el caso, el Departamento de Gobernación incluso podrá cortar el grifo de las transferencias, de manera que sueldos como el del alcalde o los concejales quedarían en suspenso.

Como curiosidad, es de destacar que el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet forma parte de la lista de municipios que no entregaron la documentación requerida. Además de no entregar a tiempo las cuentas de 2007, el Consistorio, dirigido entonces por el ahora imputado Bartomeu Muñoz, tampoco remitió cuentas de empresas municipales como Gramepark, epicentro del caso Pretoria, de presunta corrupción urbanística.

Pero los Ayuntamientos opacos no están solos. Las diputaciones de Barcelona y Lleida tampoco libraron sus cuentas a tiempo. En lo tocante a los consejos comarcales, de los 41 solo nueve enviaron la documentación a tiempo. O sea, el 22%.

El récord del incumplimiento se lo llevan las comunidades de municipios, organismos que los Ayuntamientos crean precisamente para compartir servicios y mejorar su gestión. Solo 10 de las 68 comunidades existentes en Cataluña entregaron sus cuentas a tiempo, el 11% del total.

A modo de aviso y amparada por la ley, la sindicatura ha decidido publicar el nombre de todas las entidades locales que no han entregado sus cuentas a tiempo, así como el de los municipios más diligentes. Estos son precisamente ayuntamientos pequeños, en teoría faltos de recursos: Els Pallaresos (Tarragonès, 3.500 habitantes), Les Preses (Garrotxa, 1.686 habitantes) y Capolat (Berguedà, 81 habitantes).

El informe recomienda a los municipios que refuercen las áreas de administración para evitar la opacidad, y a las otras instituciones, que mejoren la cooperación interna a fin de controlar más sus cuentas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS