Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces cuestionan el "interés ridículo" que Matas paga a Bancaja por su fianza

La Audiencia de Palma de Mallorca considera que el ex presidente de Baleares y ex ministro del PP Jaume Matas pudo depositar la fianza carcelaria de tres millones de euros, que le impuso el juez del caso Palma Arena, gracias a un privilegiado crédito en efectivo de Bancaja en "condiciones absolutamente anómalas en el ámbito del negocio financiero".

Según el auto en el que se confirma la fianza impuesta a Matas para evitar ir a prisión, es incomprensible que un banco conceda un crédito "tan cuantioso y en tiempo récord y con livianas cautelas". Bancaja está dirigida por José Luis Olivas, ex presidente de la Generalitat valenciana con el PP.

El interés del 2,80% (84.000 euros al año) se califica de "ridículo". El préstamo fue logrado por el ex político gracias al respaldo de "el banco amigo", expresión de su abogado defensor Rafael Perera, con promesa de constituir hipotecas. Las condiciones otorgadas "están fuera de toda lógica", sin garantías seguras y serias.

La Audiencia de Palma resalta la gravedad penal de la acusación contra Matas, imputado por 12 delitos, que podría afrontar penas de hasta 24 años de cárcel. Alude al escándalo social generado, "especialmente en la situación actual de crisis económica" y "la abundancia" de casos de corrupción. El tribunal contempla grave riesgo de fuga y recuerda que Matas dispone de importantes recursos y por ello se ve necesario conocer "cuáles son en verdad" los bienes que posee.

El nuevo auto de la Audiencia en el proceso del caso Matas -que será segregado en 25 piezas para otros tantos juicios-, es un nuevo revés para la estrategia defensiva. Los magistrados Diego Gómez-Reino, Juan Pedro Yllanes y María Rodríguez respaldan "el acertado criterio" del juez instructor José Castro y censuran "las maniobras realizadas [por Matas] para influir en testigos y preconstituir pruebas falsas", así como su llamada al fiscal jefe de Baleares "para buscar el favor" y "dulcificar su interrogatorio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 2010