Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El Estatuto ya tiene sentencia

Montilla y Mas lucharán juntos para recuperar lo recortado al Estatuto

"No renuncio a lo que el pueblo votó", dice el presidente de la Generalitat

Solo el tiempo dirá si se trata de un gesto sincero o de otra escenificación de la política catalana, pero el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el líder de la oposición y de Convergència i Unió, Artur Mas, se esforzaron ayer para dejar claro que lucharán juntos para repescar los conceptos del Estatuto catalán recortados por el Tribunal Constitucional. Y la cercanía de las elecciones catalanas no debería entorpecer este frente común, aseguraron. Ambos dirigentes se reunieron por espacio de una hora para dibujar una hoja de ruta conjunta y sobre todo enviar a Madrid el mensaje de que, gobierne quien gobierne en Cataluña, la herida del Estatuto no cicatrizará mientras no se encuentre una salida a las demandas catalanistas.

Se afianza en el PSC la idea de que la sentencia no es tan mala

El presidente catalán dice sentirse "maltratado" por el Constitucional

Obsesionados en no cometer errores a escasos cinco meses para las elecciones catalanas, Montilla y Mas trataron de combinar un mensaje de firmeza con otro de moderación para buscar la confianza de la mayoría de catalanes, a los que ven indignados con la sentencia del Constitucional pero poco dispuestos a lanzarse a la calle. Después de la reunión, Montilla y Mas mantuvieron un debate de terciopelo en el Parlamento autónomo. Mas indicó que el momento actual exige "pocas descalificaciones" y, pese a considerar que es necesario un Gobierno fuerte ante el recorte y que se adelanten las elecciones cuanto antes, tendió la mano al presidente.

Montilla le respondió recordando que CiU y PSC hicieron juntos el Estatuto y también han votado juntos un sinfín de leyes. "Unidos debemos defender y exigir su cumplimiento. No renuncio a lo que el pueblo votó", señaló, y dejó claro que la respuesta debe ser lo más unitaria posible.

En un gesto para resaltar la gravedad del momento, el líder de CiU sorprendió al hacer su intervención desde la tribuna y no desde el escaño, como es habitual en las sesiones de control al Gobierno. Que Mas hablara desde la tribuna mientras Montilla respondía desde el escaño, incomodó algo a los partidos que apoyan al Gobierno.

Pero por ahora no hay detalles sobre por dónde irá esa respuesta catalana. Mas y Montilla decidieron esperar a que se haga público el contenido de la sentencia, algo que se prevé para el lunes 11 de julio. Entonces, un grupo de expertos analizará el alcance del recorte. Después, Montilla convocará una reunión con todos los partidos catalanes que apoyan el Estatuto en su integridad. También entonces habrá un pleno específico en la Cámara catalana. Las cautelas para estudiar a fondo la sentencia harán que este pleno se celebre posiblemente el viernes de la próxima semana, 24 horas antes de la manifestación en defensa del Estatuto que encabezará Montilla.

Todo este calendario incomodó ayer profundamente al Partido Popular, deseoso de pasar página cuanto antes al episodio del Estatuto que le ha mantenido arrinconado en la política catalana durante más de siete años. La portavoz popular en el Parlamento catalán, Dolors Montserrat, fue especialmente dura ayer al acusar a Montilla de actuar como el presidente venezolano convocando manifestaciones populares. "Es la primera vez en democracia que el presidente de la Generalitat convoca manifestaciones, es como Hugo Chávez, dijo".

El PP cree que si Montilla y Mas quieren mantener vivo el fuego del Estatuto es para que no se hable de la crisis económica y de los casos de presunta corrupción que han afectado a CiU y PSC en los últimos meses. El PP ya ha avanzado que no asistirá a ninguna cumbre que convoque Montilla y exigirá cambiar todas las leyes catalanas que puedan estar "contaminadas" por el Estatuto. Nada hace prever que los partidos catalanistas les hagan caso. El Parlamento catalán aprobó precisamente ayer el código de consumo de Cataluña, que invoca el Estatuto para defender el derecho de los catalanes a ser atendidos en catalán en todos los establecimientos.

En el otro extremo del arco parlamentario, Esquerra Republicana está igualmente descolgado de la vía que propone Montilla, con el agravante que los independentistas siguen hoy por hoy siendo socios dentro del tripartito. El líder de ERC, Joan Puigcercós, mantuvo un tenso debate con el presidente de la Generalitat. Puigcercós se mostró partidario de explorar estas vías alternativas que propone Montilla. "Es bueno trabajar para conseguir aquello que se ha perdido", aunque el republicano indicó que tras el recorte, a los catalanes solo les queda una posibilidad: la independencia. Montilla dijo claramente que no comparte esta tesis y, pese al pacto que les une, dijo que ERC y PSC tiene proyectos "diferentes".

Con ello Montilla intentó sortear un estado de ánimo cada vez más extendido en su partido, el PSC, y que la sentencia del Estatuto no es tan mala ni tan negativa para Cataluña. Esta tesis, sin embargo, pocos la expresan en público. Solo Carme Chacón, amparada por su condición de ministra de Defensa del Gobierno de Zapatero, lo verbalizó ayer. Chacón dijo sentirse "satisfecha" por la sentencia, algo que contrasta con el sentimiento de "indignación" y de "maltrato" de Montilla. Además, Chacón ya avanzó que no asistirá a la manifestación que, según el presidente de la Generalitat, debería reunir a todos los catalanes. Alegó motivos de agenda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de julio de 2010