La primera crisis del euro

Europa avala las "valientes y efectivas" medidas de Zapatero

El presidente español se declara dispuesto a todas las reformas que sean "necesarias", en alusión a las pensiones

"Debo felicitar [a José Luis Rodríguez Zapatero] por las medidas que su Gobierno ha adoptado en los últimos días" para recortar el déficit público y reformar el mercado de trabajo, declaró ayer Herman van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, al dar cuenta del resultado de la reunión de los dirigentes comunitarios en Bruselas. "Nos las ha presentado y todos hemos dado el visto bueno. Son valientes y serán efectivas", pronosticó Van Rompuy, en comparecencia conjunta con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durâo Barroso, y el propio Zapatero.

También la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, valoraron expresamente las iniciativas del presidente español para superar la crisis.

Zapatero solo intercambió un saludo con la canciller alemana
Sarkozy subraya la "plena confianza" en España de los socios europeos

Más información

El Gobierno quería evitar que en este Consejo Europeo se singularizara el caso español, precisamente para no alimentar la idea de que la situación de la economía nacional es más delicada que la de sus restantes socios de la zona del euro, pero tampoco podía ignorar la oleada de rumores que en la última semana han puesto en jaque la solvencia de sus finanzas públicas y de su sistema bancario.

Zapatero, junto con los primeros ministros de Grecia y Portugal, explicó a sus colegas sus planes de reestructuración y revigorización económico-financiera y en conferencia de prensa insistió en que la reforma laboral contribuirá a evitar despidos y a fomentar la estabilidad en el empleo, si bien reconoció que por ley no se crean puestos de trabajo. Se dijo también dispuesto a abordar en el futuro "todas las reformas que sean necesarias", en alusión al sistema de pensiones.

Zapatero solo intercambió un saludo con la canciller alemana, Angela Merkel, quien irritó a Madrid con sus declaraciones del lunes, cuando recordó que el fondo de estabilización de 750.000 millones de euros podía servir para salvar a España, manifestaciones que dieron pábulo a rumores sobre la preparación de un plan de rescate.

Fuentes de La Moncloa se remitieron a posteriores declaraciones de Merkel, en las que subrayaba la solidez de las cuentas públicas españolas, para apuntar que tales precisiones hacían innecesario aclarar el equívoco. La canciller remachó ayer el clavo del deshielo: "Hemos apoyado todas las medidas y considerado que son muy importantes, incluidas las que han sido tomadas en el mercado de trabajo", declaró ante la prensa europea.

Según Merkel, ayer se hizo un ejercicio de gran coherencia entre los socios comunitarios, al constatar los Veintisiete que, por estar todos en el mismo barco, la difícil situación ha de ser gestionada al unísono, con ánimo de convertir las "debilidades" de los socios europeos en "puntos fuertes".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, abundó en la idea. "Consideramos que no hay problemas" en España. "Tenemos confianza en las autoridades españolas, plena confianza". El presidente francés fundamentó tal opinión en los análisis de los Veintisiete, de la Comisión y del Banco Central Europeo.

"Siempre he tenido el apoyo de los Veintisiete", resumió un reconfortado Zapatero. El presidente del Gobierno evocó la "solvencia y fortaleza" de la economía española, según él tan poco necesitada de oxígeno financiero que cumple de forma diligente con sus obligaciones y ha aportado lo que le corresponde al fondo de apoyo a Grecia.

Zapatero insistió en que "todas esas noticias" que han circulado en los últimos días sobre la precariedad financiera de España "no son más que rumores" y explicó que la visita de hoy a Madrid del director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, es en respuesta a una invitación que le realizara hace unas semanas. "Le invité para explicarle la solvencia de la economía española y estoy convencido de que saldrá convencido", remachó.

El presidente del Gobierno aprovechó el Consejo, el último de la actual presidencia española de la UE, para mantener su primera entrevista con el primer ministro británico, David Cameron. El líder conservador valoró las medidas adoptadas en España para recortar el gasto público y, según fuentes de La Moncloa, reconoció que Londres tendrá que hacer "algo parecido" para reducir el abultado déficit británico.

Tal como le dijera la semana pasada en Madrid a su número dos, el liberal Nick Clegg, Zapatero instó a Cameron a actuar "cuanto antes y con la mayor amplitud posible".

Zapatero con su homólogo luxemburgués, Jean-Claude Juncker.
Zapatero con su homólogo luxemburgués, Jean-Claude Juncker.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50