Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat inicia los trámites para embargar el solar del hotel del Palau

La Generalitat ha puesto en marcha todos los resortes a su alcance para recuperar el patrimonio que tiene en juego en el solar de la calle de Sant Pere més Alt donde debía ubicarse el hotel del Palau de la Música. Según fuentes del Departamento de Economía y Finanzas, el Ejecutivo catalán ha iniciado los trámites para pedir el embargo del terreno, hoy propiedad de la sociedad Olivia Hotels. Para ello, el pasado 1 de abril solicitó al Ayuntamiento de Barcelona la reparcelación urbanística de las tres fincas para proceder a la ejecución del inmueble.

La fiscalía presentó anteayer una querella contra Fèlix Millet, ex presidente del Palau, y su mano derecha, Jordi Montull, en la que se sugiere que ambos recibieron un supuesto trato de favor de las administraciones para construir el hotel, con un perjuicio para las arcas públicas de cerca de 5,5 millones de euros. El consejero de Economía y Finanzas, Antoni Castells, ayer negó que los favoreciera.

Según el convenio que la consejería firmó con el Ayuntamiento y la Fundación del Palau, la Generalitat debería haber percibido el pasado 28 de abril la cantidad que le correspondía por la permuta de calificación urbanística que permitía levantar el hotel. Economía envió un requerimiento a Olivia Hotels y otro a la fundación para que abonaran la cantidad. Esta, según el departamento, debía acordarse entre las partes tras una valoración del solar.

Para garantizar el cobro de la compensación, además, el Ejecutivo catalán puso en marcha los trámites para pedir el embargo de las fincas. En realidad, la Generalitat no se haría con todo el solar, sino con alrededor del 35% del terreno, la parte equivalente a la compensación que debe recibir."No habrá ninguna pérdida para el patrimonio público", insistieron ayer fuentes del Departamento de Economía. Estas aseguraron, además, que el informe jurídico que el fiscal dice que debía haberse hecho al firmar el convenio no era preceptivo, puesto que ese acuerdo era una "declaración de intenciones".

El convenio se basa en una permuta de calificaciones: el solar del Palau era para equipamientos, mientras que el de la Generalitat era residencial, por lo que se trataba de intercambiar esos usos para construir el hotel. Como con esta operación el suelo del Ejecutivo se devaluaba y el del Palau se revalorizaba, la Generalitat debe ser compensada. Y así lo fija ese convenio, que también establece garantías para el cobro de esa cantidad.

Nuevos estatutos

Castells sostuvo en RAC-1 que el convenio "se hizo con todas las de la ley porque había un interés ciudadano" y "con todas las garantías". El consejero hizo hincapié en que la compensación que debe recibir el Ejecutivo "está garantizada" y arremetió contra CiU, a la que acusó de querer dar "lecciones de ética".

La junta directiva del Orfeó Català, asociación propietaria del Palau de la Música, aprobó anoche convocar el próximo 21 de julio asamblea general extraordinaria de socios para debatir y aprobar los nuevos estatutos de la entidad redactados por una comisión presidida por Miquel Roca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de junio de 2010