Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE solo cuenta con la izquierda para sacar la ley antitabaco

Después de más de 10 meses de intentar una foto conjunta, el Ministerio de Sanidad ha optado por la vía más sencilla para sacar adelante la reforma de la ley antitabaco que va a prohibir fumar en [casi] todos los lugares públicos cerrados: una modificación que han llevado al Congreso los grupos del PSOE y el de ERC-IU-ICV. "Se trata del mínimo común denominador", explicó ayer la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, quien justificó la iniciativa en que "el 70% de la población no fuma" y que hay que evitar "que el no fumador sufra". Jiménez afirmó que de esta manera era más factible que la nueva ley entre en vigor el 1 de enero de 2011.

En resumen, la proposición solo cambia la ley actual en el sentido de que no se pueda fumar en bares y restaurantes (ni siquiera en bodas, comuniones o bautizos), aunque sí les deja vender tabaco.

En cambio, se mantienen otras excepciones: los hoteles deberán tener un mínimo del 70% de habitaciones libres de humo, y se permitirá que existan los clubes de fumadores -con el problema que supone el cómo proteger la salud de los posibles empleados de estos lugares-. La ministra tuvo que reconocer al decirlo que esto contaba con el rechazo del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT, que agrupa a 38 sociedades sanitarias), por lo que les animó a que se "trabajaran a los grupos políticos" durante el trámite para que eliminaran estas excepciones.

Parques infantiles

El presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso, Gaspar Llamazares (IU), declaró que sus objetivos iban más allá del texto presentado. IU ha propuesto, por ejemplo, que tampoco se pueda fumar en algunos espacios al aire libre, como los parques infantiles o las inmediaciones de los centros sanitarios.

El portavoz de Sanidad del Grupo Popular, Mario Mingo, criticó que el cambio no se hubiera tramitado como una nueva ley. "Si el proyecto es tan intrínsecamente bueno, ¿por qué no lo hace?", preguntaba Mingo, quien resaltó que el proyecto "va a hacer mucho daño" a bares y restaurantes.

La portavoz de CiU, Contxita Tarruella, se limitó a decir que "ya era hora" de que se presentara la propuesta. Una portavoz del PNV destacó que el hecho de que no hayan firmado la iniciativa no quiere decir que no la vayan a apoyar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010