Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi la mitad de los españoles piden que se endurezca la ley antitabaco

Los ciudadanos ponen una nota de 6,35 al funcionamiento del sistema nacional de salud.- Solo el 27,2% sabe que la sanidad pública se financia con los impuestos de los ciudadanos

Casi la mitad de los españoles -el 47,4%- creen que hay que endurecer la ley antitabaco, prohibiendo fumar en los locales públicos cerrados, un porcentaje que en 2006, cuando entró en vigor la normativa, solo era del 34%. Así se desprende del Barómetro Sanitario 2009, presentado hoy en una conferencia de prensa por la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, que recoge la opinión de los españoles sobre cómo marcha el sistema público de salud.

La encuesta, realizada el pasado año por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) a unos 8.000 españoles, plantea algunas preguntas sobre las medidas adoptadas contra el tabaquismo por el Ministerio de Sanidad. El 57,9% de los ciudadanos cree que los fumadores respetan poco o nada esta ley, percepción que ha aumentado 10 puntos con respecto a lo que respondieron en 2006. El 46,5% opina que desde la entrada en vigor de la ley se fuma menos, y el 52,2% considera que las personas no fumadoras sufren menos molestias.

Jiménez ha recordado que la nueva normativa, que prohibirá fumar en los establecimientos públicos cerrados, se presentará a primeros de junio en las Cortes y se aprobará previsiblemente en enero de 2011, al no haber encontrado "escollos" en otros partidos políticos.

El barómetro revela que 7 de cada 10 españoles creen que el Sistema Nacional de Salud funciona bien o bastante bien y que, en los últimos cinco años, la calificación de los ciudadanos ha pasado de una nota de 6,05 a 6,35, en una escala del 1 al 10.

Los encuestados muestran mucha o bastante confianza en la labor de los profesionales médicos (84,4%) y de enfermería (84,3%) y, sorprendentemente, solo el 27,2% sabe que la sanidad pública en España se financia con los impuestos que pagan todos los ciudadanos.

Entre los aspectos mejorables destaca el que más de la mitad de los españoles creen que no se ha hecho nada por mejorar las listas de espera durante el último año, especialmente en lo que se refiere a intervenciones quirúrgicas programadas. Jiménez ha recordado que el pasado 18 de marzo Gobierno y comunidades autónomas se comprometieron a atender esta "queja", acordando en el Consejo Interterritorial de Salud la aprobación de una normativa que fije los plazos máximos de espera para una intervención quirúrgica en todo el Estado.

El tiempo que los médicos especialistas tardan en ver a los pacientes desde que se pide una cita obtiene una puntuación de un 4,78; el retraso en la entrega de los resultados de las pruebas diagnósticas un 4,72, y el tiempo de demora para el ingreso no urgente en el hospital, un 4,54.

El Barómetro Sanitario 2009 muestra que la mayoría de los ciudadanos considera que la sanidad pública es "equitativa" en sus prestaciones, si bien el 84,5% reclama a las comunidades autónomas una mayor coordinación para conseguir la igualdad.

La mayoría de los consultados se declaran partidarios del uso del sistema sanitario público frente al privado. Así ocurre en las cuatro opciones analizadas por el estudio: atención primaria (62,8% frente al 31,3%); consultas de atención especializada (46,8% frente al 45,2%); ingreso hospitalario (58,4% frente al 34,1%) o urgencias (59,7% frente al 32,9%).

En atención primaria los aspectos mejor valorados son la cercanía de los centros (7,74); el trato recibido por parte del personal sanitario (7,42) y la confianza y seguridad que transmite el médico (7,40). En las consultas de atención especializada los aspectos que resaltan son el número de especialidades ofrecidas (7,36); el nivel tecnológico de los equipos (7,30) y el trato recibido por los profesionales (7,21). Por lo que respecta a los ingresos hospitalarios, los aspectos mejor considerados son el alto nivel tecnológico y de equipamiento de los centros (7,72); los cuidados del personal de enfermería (7,25) y médico (7,19), y la información clínica recibida sobre el problema concreto de salud (7,15).

"La sanidad pública es una de las prestaciones mejor valoradas por los ciudadanos españoles", se ha felicitado Jiménez, quien ha calificado la labor de los profesionales de estos servicios de "extraordinaria" y "excelente".