Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

Otro buque de ayuda se dirige a Gaza

No todos los barcos de la flotilla de la libertad acabaron su viaje hacia Gaza en la madrugada del lunes. La embarcación Rachel Corrie, que formaba parte de la expedición humanitaria, sigue rumbo a la franja. El barco escapó del asalto israelí porque tuvo que detenerse por problemas técnicos en Malta. Zarpó de la isla el mismo lunes. Y a pesar de lo ocurrido, sus ocupantes decidieron no cambiar sus planes.

En el barco, con bandera de Camboya y de propiedad irlandesa, viajan 15 activistas, en su mayoría irlandeses. Entre ellos están la premio Nobel de la Paz Mairead Corrigan-McGuire y el ex asistente del secretario general de Naciones Unidas Denis Halliday. Como las otras naves de la flotilla, el Rachel Corrie lleva medicamentos, cuadernos escolares, juguetes y también material de construcción.

Uno de los irlandeses a bordo, David Graham, declaró a RTE, la televisión pública de su país: "Nos reunimos tras conocer lo que ocurrió el lunes y estamos más decididos que nunca a continuar nuestra misión". En las próximas horas podría sumarse más gente. "Nuestra intención es intentar subir al barco a otras personas antes de acercarnos a Gaza", comenta desde Estambul Caoimhe Butterfly, que pertenece a la organización propalestina Movimiento de Solidaridad Internacional. "Ojalá lo logremos", dice Butterfly, quien también tiene previsto embarcarse en el Rachel Corrie.

No quiere confirmar con exactitud la posición actual de la embarcación ni la hora exacta en la que tiene previsto acercarse a la costa de Gaza. "Lo que puedo decir es que, lo más probable, sea entre el jueves y el viernes", dice. Tienen el respaldo del Gobierno irlandés. El primer ministro, Brian Cowen, pidió el martes a Israel que deje que el barco llegue a su destino. Y ayer el ministro de Exteriores, Michael Martin, consideró "imperativo" que las autoridades israelíes permitieran el paso seguro de la embarcación.

En los últimos nueve meses, la delegación irlandesa estuvo preparando la expedición en colaboración con la ONG turca Fondo de Ayuda Humanitaria, que fletó el barco Mavi Mármara, que lideraba la flotilla asaltada el lunes por el Ejército israelí. No es la primera expedición que Caoimhe, de 32 años, organiza. En 2002, esta mujer que en 2003 la revista estadounidense Time citó entre "los europeos del año", recibió un disparo en la pierna mientras intentaba interponerse entre los militares israelíes y un grupo de civiles en el campo de refugiados de Yenín. "Me operaron dos veces pero ahora estoy bien", dice. Algo parecido había intentado la activista estadounidense Rachel Corrie el 16 de marzo de 2003. Intentó parar una excavadora israelí en la franja de Gaza cuando intentaba impedir la demolición de casas palestinas. Fue aplastada. Tenía 24 años. "Hemos decidido poner al barco el nombre de Rachel como símbolo de la solidaridad internacional, pero también para recordar los centenares de víctimas palestinas", comenta Butterfly.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010