Dos avisos para Hollywood

El inicio de la campaña de verano queda marcado por el batacazo de 'Shrek, felices para siempre' y por las críticas brutales a 'Sexo en Nueva York 2'

Un portaaviones tocado, dos bajo ataque. Así están las costas de Hollywood, una industria que cuenta con su desembarco veraniego para llenar las arcas, temporada de estío para la que se pasa el año preparando sus grandes franquicias.

Las cosas han empezado mal. El primer gran as, Shrek, felices para siempre (vamos, Shrek 4 en 3D), no ha logrado lo esperado. En su primer fin de semana en las salas -el pasado- apenas superó los 65,8 millones de euros. A primera vista la cifra no es nada desdeñable, pero tiene su truco. Porque sus anteriores entregas habían dado a entender que el verde ogro era el color del dinero (todas ellas se llevaron 81,2 millones de euros en el primer fin de semana). Además, no se pueden comparar las cifras porque no se tiene en cuenta la inflación. Y, lo peor, Shrek, felices para siempre es en 3D, con lo caras que son las entradas en ese formato. En teoría, ese precio debería haber multiplicado la recaudación. En definitiva, un fracaso. Y así se lo tomó Wall Street, donde las acciones de DreamWorks, estudio productor de la saga animada, cayeron un 11%.

El filme en 3D del ogro ha recaudado menos que sus predecesoras Según
'The New Yorker', las nuevas aventuras de Carrie son "un orzuelo"

Todo esto con una película de animación que disfrutó de unas críticas pasables y una campaña promocional a bombo y platillo, para un estreno en 4.359 pantallas en EE UU y Canadá. De esas salas, 4.000 son para el 3D, todo un récord en el formato que estos días es el Santo Grial de la taquilla.

Así que con este portaaviones tocado, a Hollywood se le está atragantando la barbacoa habitual del fin de semana que arranca hoy, el llamado Memorial weekend, que marca oficialmente la entrada del verano en el calendario estadounidense. Son dos los estrenos potentes, Sexo en Nueva York 2 y Prince of Persia: las arenas del tiempo, y la inversión es monstruosa. Carrie Bradshaw y sus chicas dan rienda suelta a su nueva aventura simultáneamente en todo el mundo con 3.445 pantallas en el terrritorio norteamericano. Y en el caso del videojuego traspasado a la pantalla, con la impresionante musculatura de Jake Gyllenhaal, 3.660 pantallas le aguardan, mientras la película se estrena con rapidez antes en el resto del mercado internacional (y hay que reconocerle su éxito).

Ambas tienen una responsabilidad financiera a sus espaldas, tras los 337,1 millones de euros que recaudó la primera entrega cinematográfica de Sexo en Nueva York -sin mencionar la adoración que levantó la serie de televisión-, y en el caso de Prince of Persia, porque su presupuesto ha rondado entre los 121,8 y los 162,4 millones de euros, y se apoya en uno de los mayores éxitos de ventas en el campo del videojuego. Ahora el mago de la producción Jerry Bruckheimer quiere convertirlo en franquicia cinematográfica.

Otro detalle que les iguala: ambas llegan a los cines con algunas de las peores críticas del año. Como dice The Wall Street Journal, es difícil creer en el elevado presupuesto de Prince of Persia "con lo cutre" que son sus imágenes, y un bloguero subraya jocosamente que lo mejor de la película es "que no da cáncer de ojo". Las cosas empeoran con Sexo en Nueva York 2. The Hollywood Reporter constata que la película no es más que "un pase de modas de dos horas". Los Angeles Times afirma que es el retorno "innecesario y sin tacones" de Sarah Jessica Parker. Y David Edelstein, desde las páginas de New Yorker se acerca al cáncer ocular cuando describe Sexo en Nueva York 2 como "un orzuelo". El filme lleva camino de ser una de las películas con peores críticas del año.

Aunque ¿a quién le importan las críticas mientras haya un buen Cosmo que echarse al gaznate? Esa parece ser la filosofía de Warner, que promociona el largometraje como una "noche de chicas", mientras intenta ganar al público masculino con triquiñuelas. La cadena de cines AMC difundió entre sus espectadores la guía de seis consejos para llevar al novio a ver Sexo en Nueva York 2. Entre ellos están el intercambio de películas, el razonamiento de que "lo que es justo, es justo", el puro y duro chantaje o suavizar el golpe mientras le compra la entrada recordándole que "al menos no se trata de Crepúsculo".

Shrek, con Rumpelstiltskin, uno de los nuevos personajes que se suman a <i>Shrek, felices para siempre,</i> la cuarta parte de la saga.
Shrek, con Rumpelstiltskin, uno de los nuevos personajes que se suman a <i>Shrek, felices para siempre,</i> la cuarta parte de la saga.

Miedo al fútbol

El 11 de junio comienza el Mundial de fútbol y ese día los cines españoles echan el cierre. No literalmente, pero desde luego las salas de cine más comercial sufrirán ese mes. Esta temporada, el verano de estrenos en EE UU y el de España no tienen nada que ver. Por alejarse del inicio de la competición, y exprimir así su carrera, Prince of Persia y Iron man 2 han llegado antes a Europa que a EE UU. En cambio, El equipo A, Shrek, felices para siempre y Toy story 3 esperarán su estreno español a que acabe la competición (muy alejadas de su lanzamiento en EE UU, lo que aumentará la piratería). Solo Sexo en Nueva York 2 (estreno, el viernes que viene) y Eclipse, la tercera de Crepúsculo (30 de junio), pasan del balón. Claro, su público es otro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS