Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE exige a Google los datos que grabó al fotografiar las calles

Street View rastreaba ciudades y almacenaba el tráfico de redes wifi

Los coches que realizan las rondas fotográficas de Google por ciudades de todo el mundo para Street View, su callejero online, se han estrellado contra una barrera legislativa: la privacidad de datos. Varios países europeos, entre ellos España, han abierto investigaciones para determinar hasta qué punto Google ha captado y almacenado datos de navegación procedentes de las redes wifi sin el consentimiento de los usuarios. Esta herramienta, que permite elaborar un servicio cartográfico con instantáneas reales, comenzó en 2008 y desde entonces las cámaras han barrido 75 ciudades de toda Europa.

El buscador estadounidense ha admitido que los automóviles que rastrean las calles han recopilado datos de localización de las redes inalámbricas, como los relativos al identificador de la red -que suele coincidir con el nombre del abonado-, las direcciones MAC -grupo de números que identifican de forma individual cada dispositivo wifi- y datos de tráfico asociado a las redes wifi. Google aseguró el pasado fin de semana que esta información había sido recogida "por error".

Pero con todo, el director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Artemi Rallo, ha ordenado una investigación a fondo ante la posibilidad de que el gigante estadounidense haya vulnerado la ley, y ha instado a la compañía a bloquear los datos de tráfico asociados a las redes wifi que están almacenados en sus archivos. La AEPD quiere saber las ciudades rastreadas por los vehículos de Street View y el tipo de datos captados por la controvertida herramienta.

En términos similares se han dirigido a Google la agencia de protección de datos de Alemania, que ha dado de plazo hasta el próximo miércoles para que entregue los discos duros en los que se archiva esta información sensible. Reino Unido ha exigido que destruya los datos recogidos y las autoridades italianas han pedido explicaciones por el uso de los ficheros de navegación de sus ciudadanos. Y en nombre de la UE, la comisaria de Justicia, Viviane Reding, ha reclamado a Google que respete las leyes sobre privacidad que rigen en la Unión.

En su defensa, el presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, admitió ayer el "error" cometido por los responsables de Street View y lamentó el "perjuicio" ocasionado a los usuarios, pero insistió en que los datos recogidos mediante los equipos técnicos instalados en los vehículos cámara no han sido utilizados por la empresa. Durante su participación en un foro anual de Google, en Watford (Reino Unido), Schimdt, quiso dejar claro que la protección de datos es un tema primordial para la compañía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de mayo de 2010