Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy recibe un apoyo cerrado para rechazar que se toquen las pensiones

Los barones animan al líder del PP a pedir elecciones anticipadas y él lo evita

Después de varias horas de reunión de Mariano Rajoy con toda la cúpula de su partido, varios dirigentes coincidían en una idea: prácticamente todo el PP desea ya que el líder reclame cuanto antes una convocatoria electoral anticipada, pero él no está aún por la labor. Uno tras otro, los barones autonómicos, y especialmente los que gobiernan, fueron planteando ante el líder la necesidad de unas elecciones anticipadas ante la gravedad de la situación económica y política.

El más claro, según varios de los presentes, fue el gallego, Alberto Núñez Feijóo. "Elecciones anticipadas es lo que conecta con el sentir de la calle", llegó a decir. Le acompañaron en la misma idea otros presidentes autonómicos, incluido el valenciano Francisco Camps. Pero no fueron sólo los dirigentes regionales. Javier Arenas, que además de ser un barón -como líder del PP andaluz- es el hombre fuerte del partido y fiel consejero de Rajoy, también se apuntó a la idea en la reunión. Explicó que es lo que la gente está pidiendo en la calle. Eso sí, descartó la moción de censura porque, dijo, la gente le pide al PP que haga algo útil, y por tanto sólo se presentaría si hubiera apoyos para ganarla.

Después de dejar que todos hablaran durante horas, en un tono bastante informal, Rajoy cerró la reunión con un discurso televisado por el PP. En él no recogió el guante que le lanzaron sus barones. Ni pidió elecciones anticipadas ni nada parecido. Como mucho sugirió, sin citarla expresamente, la posibilidad de que el presidente del Gobierno se someta a una cuestión de confianza. Le pidió que vaya al Congreso y explique cuáles son sus planes para los próximos dos años -lo que queda de legislatura- y con qué apoyos cuenta para aprobarlos. Rajoy marca así, como casi siempre, un ritmo mucho más lento que el que reclama su partido.

Lo que quedó muy claro durante la reunión, y Rajoy explicó en abierto, es que el PP descarta un pacto a la portuguesa -allí, Gobierno y oposición se han unido para aprobar recortes drásticos y fuertes subidas del IVA y de los impuestos a las clases altas-. Ningún barón mostró siquiera matices. No habrá apoyo al plan de recortes del Gobierno. Rajoy explicó que el PP no aprobará bajo ningún concepto la congelación de las pensiones -no es que vayan a bajar, es que en 2011 sólo van a subir las más bajas- y todos los barones le apoyaron. Por tanto, si el Gobierno lleva todas las medidas en un solo decreto, el PP votará en contra por el asunto de las pensiones. De hecho, Rajoy exigió una reunión inmediata del Pacto de Toledo y anunció que el PP intentará apoyarse en otros grupos para detener la iniciativa.

Sobre dependencia, cheque-bebé y recorte de inversiones en Fomento apenas se habló. Sobre el recorte del 5% de media del sueldo de los funcionarios, hubo más dudas. Después de decir que las medidas de Zapatero eran "improvisadas, injustas, insuficientes, impuestas desde fuera" y que "hace falta un recorte, pero no este recorte", Rajoy anunció que el PP hará exactamente el mismo recorte que el Gobierno, ni más ni menos. Esto es, que si los ministros se bajan el sueldo el 15%, los consejeros y presidentes también.

Aunque hubo discrepancias en la reunión, porque cada autonomía va a su aire. Camps se quejó de que él cobra menos que un director general en Cataluña, por ejemplo, y pidió armonizar los sueldos. Rajoy hará sólo lo que el Gobierno haga, no más. El PP, de momento, no ha anunciado recortes de sueldos del partido. En el caso de Rajoy, por ejemplo, de los 8.000 euros mensuales que recibe, 3.000 son del Congreso -y ahí le recortarán- y 5.000 del PP -que de momento no se han tocado-.

El debate interno fue sosegado y en general los dirigentes salieron satisfechos. Todos insistieron en que con Zapatero no se puede pactar porque un día dice una cosa y otro la contraria. "Nos piden que arrimemos el hombro, ¿pero a quién? ¿Al Zapatero de esta semana o al de la anterior, cuando no iba a haber recortes?", sentenció Antonio Basagoiti, del PP vasco. De momento, no parece cercano ningún pacto.

Recorte en televisiones y sindicatos

- Rajoy, contra RTVE. El líder del PP rechazó de plano la congelación de pensiones que propone el Gobierno, y que supone unos 1.600 millones de ahorro, y planteó una alternativa: recortar en las televisiones, especialmente en TVE, que ya ha sufrido fuertes recortes y prejubilaciones. "Es más justo cortar en TVE que en pensiones", dijo. Rajoy evitó citar expresamente Telemadrid o Canal 9, dos de las televisiones con más déficit de España, en manos del PP. En la reunión, los representantes de Madrid y de la Comunidad Valenciana tampoco hablaron de sus teles.

- Sindicatos y partidos. Rajoy insiste, en pleno escándalo por la posible financiación ilegal del PP valenciano, en proponer recortes en estas áreas como alternativa a los propuestos por Zapatero. "De los 290 millones de euros para sindicatos, partidos y organizaciones empresariales se puede recortar".

- Menos cooperación. "En cooperación se pueden ahorrar 400 millones más (el PSOE ya la ha recortado). Y 290 millones que se pactó con partidos pequeños en los Presupuestos. Y suprimir ministerios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2010

Más información