Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Camps: "No me preocupa nada, como Juan sin miedo, porque nada temo"

El presidente valenciano exhibe el apoyo del líder del PP para aferrarse al cargo

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, insistió ayer en negar la realidad que le envuelve ante un partido desmoralizado y desorientado. Tras conocer que el Tribunal Supremo ha decidido reabrir la causa contra él por aceptar trajes de la trama Gürtel, Camps insistió: "No puede haber juicio porque no hay nada de nada".

Camps reunió ayer de urgencia a la Junta Directiva Regional del PP -el máximo órgano entre congresos- tras conocer la decisión del Tribunal Supremo. Una convocatoria a la que no acudió más de la mitad de la Junta Directiva Regional, integrada por cerca de 170 cargos, y en la que no intervino ninguno de los referentes provinciales.

Primero ante la Junta Directiva Regional del PP, y luego en una rueda de prensa ante los medios de comunicación -de los que no aceptaba preguntas desde enero-, Camps agradeció en varias ocasiones el apoyo del presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, y anunció su voluntad de presentarse a la reelección pese a su situación procesal y los escándalos que vinculan su gestión con el caso Gürtel.

El 'president' se burla del Supremo: "El proceso es de risa, no se lo cree nadie"

Más de la mitad de la Junta Regional no acude a la reunión de apoyo

"Soy honrado, nadie se cree que el presidente de una comunidad autónoma se pueda vender por tres trajes", enfatizó Camps, que negó cualquier evidencia en su contra. "Es falso este proceso, es mentira todo lo que se dice y todos los informes son tendenciosos para generar la sombra de duda sobre la Administración valenciana".

"No me preocupa nada, como Juan sin miedo, porque nada temo responder", insistió el presidente valenciano que remarcó que "el proceso es de risa, no se sostiene, no se lo cree nadie".

Camps se presentó como víctima de una conspiración y utilizó un tono más grave para responsabilizar a la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, de dirigir la actuación de la Fiscalía contra él. Y luego advirtió: "De la cacería, dos están fuera, Bermejo y Garzón, pero que se tienten la ropa porque vamos a ir contra los que han roto el Estado de derecho".

La huida hacia adelante del presidente de la Generalitat se completó ayer con la decisión de convocar un acto de partido el próximo día 26 para conmemorar la victoria del PP y la petición de que se ponga en marcha el mecanismo para nombrar el comité electoral regional.

La aparente fortaleza del presidente de la Generalitat contrasta con el malestar existente entre los populares valencianos. Los zaplanistas de la provincia de Alicante excusaron su ausencia en la Junta Directiva Regional por problemas de agenda. Varios parlamentarios y alcaldes también se excusaron. El portavoz en las Cortes, Rafael Blasco, aseguró que todos los diputados del PP respaldan a su líder. El apoyo más explícito a Camps procedió del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, imputado por varios delitos contra las Administraciones públicas y convaleciente de una operación, que emitió un comunicado de apoyo y de fe en su honradez.

Fuentes del PP explicaron que Camps estuvo preparándose durante todo el día para asumir la decisión del Supremo. Por la mañana, Camps acudió a la Consejería de Medio Ambiente, que dirige el vicepresidente tercero, Juan Cotino, para eludir la presión de las cámaras. A mediodía almorzó en compañía de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y de Federico Trillo, responsable jurídico del PP nacional. Por la tarde, como él reconoció, se preparó para hacer una "intervención sentimental" ante sus correligionarios. "No se avecinan días fáciles", reconoció, "pero yo estaré a vuestro lado y vosotros al mío".

Por su parte, el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, aseguró que "la gravísima crisis de legitimidad y de funcionamiento de las instituciones valencianas", no tiene más respuesta política que "la disolución inmediata de las Cortes, la convocatoria de elecciones anticipadas y la retirada de la vida pública del presidente Camps y de todos cuantos han participado en la trama Gürtel".

La decisión del Tribunal Supremo y sus repercusiones no mereció que Canal 9 incluyese la información en los titulares del telediario de mediodía. Casi 50 minutos después, Televisión Valenciana dedicó 26 segundos al tema para informar de la reunión vespertina del PP para apoyar a Camps.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 2010