Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro | La búsqueda de soluciones

La eurozona prepara una intervención masiva con el BCE

Los líderes ven peligro de "riesgo sistémico" -Defenderemos el euro cueste lo que cueste", dice Barroso

Los líderes de los Estados que comparten el euro preparaban ayer una intervención multilateral y masiva para defender la moneda única de los ataques de los especuladores. "Defenderemos el euro cueste lo que cueste", dijo el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, al término de una reunión de los líderes de la unión monetaria celebrada en Bruselas y que concluyó a altas horas de la madrugada.

El mecanismo se articularía en torno al Banco Central Europeo (BCE) con participación de la Comisión Europea. Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, manifestó que la Comisión, el Consejo y todos los Estados miembros están de acuerdo en adoptar todas las medidas necesarias para defender la estabilidad del euro.

La Comisión ofrecerá mañana una ayuda de 70.000 millones

España pretende acelerar este año el plan de ajuste para reducir el déficit

La operación consistiría en inyectar liquidez a los mercados o comprar deuda pública. El detalle de las medidas podría precisarse en la reunión de los ministros de Economía de los Veintisiete convocada para mañana, domingo, en Bruselas. En esa reunión, la Comisión pondrá sobre la mesa una ayuda de 70.000 millones de euros. "El apoyo a Grecia ha sido hasta ahora bilateral. Ahora, si un país lo necesita, será comunitario", dijo el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

"Esto es un problema sistémico. Es una cuestión de la estabilidad del euro", manifestó el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, según varias fuentes comunitarias. Otros líderes, como el francés Sarkozy o Zapatero, también mencionaron el "riesgo sistémico", haciendo recordar los días posteriores a la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008. La canciller alemana, Angela Merkel, avisó de que van a enviar una señal "muy clara" a los especuladores.

Con el propósito de dar una imagen de fortaleza y unidad, los líderes europeos se comprometieron a cumplir sus objetivos de reducción de déficit e incluso a "tomar medidas adicionales" para asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas. Zapatero aseguró que el Gobierno español tiene intención de acelerar el plan de reducción del déficit.

La reunión extraordinaria del Eurogrupo había sido convocada inicialmente para ratificar la ayuda de 80.000 millones de euros a Grecia acordada el pasado domingo por los ministros de Economía. Los líderes ratificaron la ayuda a Atenas, pero la reunión derivó rápidamente en un debate más tenso y centrado en las medidas que hay que tomar para evitar una extensión de la crisis y el contagio a toda la zona euro.

Las discusiones se prolongaron hasta primeras horas de la madrugada hasta llegar a un acuerdo. La preocupación mayor fue sobre el tipo de medidas que se podían emplear ante la gravedad de la situación.

Las dificultades para alcanzar un acuerdo provendrían de la resistencia de Merkel, quien se opuso tenazmente a la participación del BCE para conservar su independencia.

La crisis ha obligado a anticipar una reunión de los ministros de Economía (Ecofín) para definir el mecanismo que servirá para estabilizar el euro. Igualmente, a propuesta de la Comisión Europea se acordará una reforma urgente de las agencias de calificación de riesgo.

Junto a la crisis financiera europea, otra situación de intensa inestabilidad en los mercados se registró en la otra orilla del Atlántico, lo que motivó una reunión urgente de los ministros de Economía del G-7, que reúne las siete principales economías industrializadas (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá). En relación con la caída repentina de la Bolsa de Nueva York, fuentes comunitarias indicaron que "nadie puede creer que en cuestión de minutos se volatilizaran cientos de miles de millones de dólares en la Bolsa de Nueva York por un error". "Eso fue imposible", añadieron estas fuentes, "fue un ataque concertado".

Durante la jornada de ayer se realizaron varias reuniones bilaterales entre Merkel y Sarkozy; Merkel y Van Rompuy; y Zapatero y Sarkozy, con quien estuvo de acuerdo en que el "Consejo adopte una posición firme" con "decisiones ante la ola especuladora que arrasa los mercados". Zapatero encontró la misma sintonía en su entrevista con el primer ministro italiano Silvio Berlusconi.

Fuentes comunitarias, citando informaciones recogidas en Washington, indicaron que para el domingo se barajaba la posibilidad de una reunión del G-7 por videoconferencia. El encuentro está directamente relacionado con la investigación abierta por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, tras haber recibido ciertas informaciones sobre movimientos especulativos concertados en la Bolsa de Nueva York.

Funcionarios de la Reserva Federal expresaron la preocupación por la situación y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó su apoyo a Merkel en sus esfuerzos para salvar a Grecia. "Acordamos la importancia de dar una fuerte respuesta política de la comunidad internacional", dijo Obama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2010