Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:NEGOCIO TURÍSTICO | El fin de la recesión

"Mi esperanza este año es el turista extranjero"

"Mi esperanza este año es el turista extranjero", dice Javier Bonillo, un óptico optometrista de 39 años, dueño de la tienda de gafas Optic en Platja d'Aro, en el corazón de la Costa Brava. Allí los comercios viven del turismo de fin de semana y vacacional. Bonillo confía en la bonanza del resto de la zona euro para acabar de arrancar. "Ellos están mejor y menos preocupados. Esperemos que compren y ayuden a que se reactive el consumo", lanza. La entrada de turistas extranjeros en Cataluña ha caído el 0,9% este trimestre, sobre todo por la menor afluencia de ingleses. Pero la llegada de alemanes, franceses y suizos aumentó considerablemente.

En abril la óptica de Bonillo facturó entre el 15% y el 18% más que el mismo mes del año pasado. "No estamos en los niveles de 2006 o 2007, pero parece que hay una sensible recuperación", asegura. La crisis se empezó a notar en la óptica a finales de 2008, justo cuando Bonillo se mudó a un local más amplio. En el primer trimestre de 2009, la caída llegó a su punto álgido, con pérdidas de hasta el 25%. "Había cierta psicosis, miedo a comprar", recuerda. La Semana Santa fue buena. El siguiente examen llegará en verano. Él es optimista: "Quiero pensar que será mejor que el año pasado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2010