Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Eliminar privilegios

En la información que ha publicado EL PAÍS sobre la carta que remití, en mi condición de diputada, a las mesas del Congreso y del Senado en la que solicito que se modifique la regulación de las pensiones de los parlamentarios, para que se supriman los privilegios que les reconoce, de forma que sean iguales en sus derechos al común de los trabajadores, se afirma que "no he renunciado a las pensiones que me corresponderían como ex consejera vasca y del Parlamento Europeo".

Saben o deberían saber que no se puede renunciar a un derecho que aún no ha nacido, porque hasta que no me jubile no tendré derecho a pensión alguna como ex consejera y no podré renunciar a ella. Pero como de lo que se trata es de que nadie tenga privilegios, UPyD presentó hace más de un mes -de lo que sorprende no estén informados- una proposición no de ley en el Parlamento vasco, a través de su parlamentario Gorka Maneiro, en la que pedimos la supresión de los privilegios de los ex miembros del Gobierno vasco.

Lógicamente, si se eliminan estos privilegios, como pedimos, ni yo ni nadie tendrá que renunciar a ellos. Simplemente la Ley general, que nos iguala como ciudadanos, no los reconocerá. Y esto es lo que debe ser.

También se confunden con la llamada pensión del Parlamento Europeo. Se trata de un fondo privado de pensiones que suscribí en mi segunda legislatura en ese Parlamento, al que he cotizado de mis ingresos, y por el que me corresponderán 600 euros brutos.

Si queremos prestigiar la política, nada mejor que pedir la eliminación de todos los privilegios. Nosotros hemos empezado por donde tenemos representación. Pero no nos quedaremos aquí. Exigiremos su supresión, para conseguir la igualdad, en las demás instituciones en las que los ciudadanos nos voten para que les representemos..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2010