Japón caza la mitad de las ballenas permitidas

La campaña ballenera de Japón ha sido un fracaso. Amparado en el supuesto interés científico de las capturas, el país, que siempre se ha negado a prohibir la captura de ballenas, había conseguido para esta temporada autorización para matar 1.035 animales, pero la actividad de los grupos conservacionistas, sobre todo de Sea Shepherd, han impedido actuar a los barcos japoneses, que sólo han capturado 507 animales.

Según recogen agencias japonesas, los propios marinos atribuyen a los encontronazos con los barcos de la organización ecologista la falta de rendimiento de la campaña. Las acciones de Sea Shepherd, consistentes en acosar e interponerse en la ruta de los balleneros, han supuesto que la temporada tuviera que ser suspendida durante un mes.

Más información
La comisión ballenera intenta atraerse a Noruega, Japón e Islandia
Fracasa la negociación para el levantamiento de la moratoria a la caza comercial de ballenas

En los choques ha habido denuncias cruzadas. Las autoridades japonesas acusan a los activistas de haber arrojado materiales corrosivos a los barcos, y, por otro lado, los balleneros hundieron en enero el barco Ady Gil de los ecologistas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS