"No entiendo nada. ¿Al final va a volver a ganar Falange?"

En un homenaje frente a la tapia del cementerio de La Almudena (Madrid), donde fueron fusilados 3.000 republicanos, unos 200 familiares de víctimas del franquismo se preguntaban ayer por qué el único juez que quiso investigar los crímenes que muchos de ellos habían denunciado -la tortura, el asesinato y la desaparición de sus seres queridos- está a un paso de sentarse en el banquillo.

La mayoría dejaba atrás ya los 70 años. De pie, apoyados sobre bastones y algunos en sillas de ruedas, escucharon durante más de una hora la última carta de un fusilado o los versos de Miguel Hernández que se recitaron en el acto. Al terminar, hablaban de su desilusión y de su desconcierto. "No entiendo nada. Me duele mucho lo que le está pasando a Garzón porque es una injusticia. ¿Al final va a volver a ganar la Falange?", se preguntaba horrorizada Teófila Herreruela, de 90 años, familiar de ejecutados. "Yo no sé de política, pero creo que Garzón no se merece lo que le están haciendo", opinaba Mariluz Montero, de 86 años, hija de otro fusilado.

Más información
Garzón acusa a Varela de "poner en riesgo la independencia judicial"

Tomás Montero, coordinador del colectivo Memoria y Libertad, leyó un comunicado en nombre de familiares en el que agradecía a Garzón "la mirada generosa y firme" y afirmaba que resulta "imprescindible juzgar el genocidio franquista para conquistar el futuro".

Pallín: "Es asombroso"

También intervino el magistrado del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín. "No sé si voy a poder superar la emoción", advirtió antes de iniciar un discurso dedicado también, aunque no lo citó, a Baltasar Garzón. "Estamos ante un episodio judicial triste, pero pase lo que pase, han conseguido el efecto contrario. Yo viajo mucho: a Bolivia, Ecuador, México, Ginebra, Argentina... y siempre me preguntan: ¿Qué pasa en España? Están asombrados. Y no sólo ellos... editoriales de periódicos de otros países también llaman la atención sobre algo asombroso: cómo los genocidas están tratando de perseguir al juez que pretendió poner en marcha los mecanismos del derecho internacional. Esperemos que lo que ha empezado mal sólo termine regular", dijo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Al terminar la ceremonia, los familiares de víctimas se despedían recordándose unos a otros la necesidad de acudir a los actos de apoyo a Garzón. "Estamos muy preocupados", explicaba Pedro Vicente Romero, que llevó al juez una denuncia por la desaparición de su abuelo. "Me gustaría darle ánimos. Y a Falange, recordarle que son los asesinos del 98% de aquellos a los que hemos exhumado".

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Los jueves publica una columna en Madrid, Kilómetro cero. Durante la semana comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter y realiza entrevistas para la serie Conversaciones a la contra. Especialista en memoria histórica, ha escrito dos libros, Valientes y Vidas Robadas (Aguilar).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS