Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Clasificación según la prueba de 6º de Primaria

La escuela pública mejora su nota

- La calificación de los centros gratuitos crece pero aún sigue por detrás del resto - Los privados sacan un 6,34 de media, los concertados un 5,6 y los públicos un 5,25

En aulas ordenadas, en silencio y todos a la vez. 57.000 niños madrileños respondieron a preguntas sobre capitales europeas (las de Rumania, Italia y Suecia), tuvieron que explicar para qué sirve un termómetro o calcular cuántos metros hay en tres kilómetros y medio. Los alumnos de sexto de Primaria se enfrentaron el pasado mayo, en una mañana, a la prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI) que elabora la Comunidad de Madrid, centrada en Lengua y Matemáticas. Casi tres de cada 10 centros (30,4%) suspendieron.

El examen, rodeado de polémica desde que el Gobierno regional lo implantó en 2005, sirve para elaborar una lista con los resultados por centros y municipios que la Comunidad de Madrid ofrece parcialmente a los padres (con las notas de su hijo, su centro y la media de la Comunidad) y que ha presentado ahora en su totalidad a la Asamblea de Madrid.

"Algunos centros mandan a casa ese día a los peores", dice un experto

"Sacar conclusiones con un examen es precipitado", afirma otra especialista

EL PAÍS ha tenido acceso al listado con los resultados de los 1.224 colegios de la región, con notas basadas en un máximo de 40 puntos. El primero, que repite, es un centro concertado de Arganzuela, el colegio San Javier, con un 34,08. Entre los 100 centros con mejores clasificaciones hay 36 colegios públicos, 35 concertados y 29 privados. Al final de esa misma lista, entre los últimos 100, la educación pública gana por goleada, con 81 centros.

Si bastaran los resultados de este examen para tomar el pulso a la educación madrileña, lo cierto es que pasa por los pelos. Los colegios públicos sacaron un aprobado raspado, con un 20,9 sobre 40, que supone un 5,25 en la escala tradicional de 0 a 10 frente al 5,09 del curso pasado. Los colegios concertados aprueban pero peor que el curso pasado (5,6 frente al 5,82 de 2008) y los privados sacan un bien (6,34 frente a 6,28). La pública sigue a la cola, pero mejorando. En un año el porcentaje de aprobados ha subido tres puntos entre los centros públicos (del 57% al 61%), mientras que los concertados y privados han bajado. La privada, con un 93% de aprobados, pierde un punto, igual que la concertada (79%).

Y, como detalle, se impone en zonas prósperas de la capital. Sus colegios son los primeros en tres distritos de renta alta y tradición de escuela de pago, como Salamanca (el colegio General Mola, con 31,95 puntos), Chamberí (Asunción Rincón, con 27,97) y Moncloa (el Eugenio María de Hostos con un 30,87). En 95 de los 179 municipios de la región los públicos han obtenido el mayor porcentaje de aprobados en el examen de lengua. Y en 96 obtuvieron mayor porcentaje de aprobados en matemáticas.

La enseñanza pública es mayoritaria. En Madrid, hay siete centros de este tipo por cada colegio privado y casi duplican a los concertados. Son más, pero salen peor parados en la prueba, una evaluación muy contestada desde distintos sectores de la comunidad educativa. Consideran que los resultados no acarrean mejoras de un curso a otro ni suponen un mayor esfuerzo por parte de la Consejería de Educación.

La Asociación de Directores de Primaria de Madrid criticó ya el curso pasado que se divulguen los resultados y que las notas no se relacionen con distintas realidades de los centros, como los porcentajes de alumnos con necesidades especiales o los extranjeros que acaban de llegar. Educación defendió entonces el examen para motivar a los colegios y porque los padres demandan esa información. La réplica desde el colectivo de directores fue que, aunque los de alumnos de compensatoria (con retraso en algunas materias) no puntúen, están en clase el resto del año y forman parte del grupo y de su evolución.

Basta echar un vistazo a la lista de los 20 primeros colegios -que la Consejería de Educación hizo pública el pasado miércoles- para comprobar cómo algunos centros han vivido ascensos meteóricos en la lista de un año al otro. El más espectacular es el del colegio público Arroyofresno, de Fuencarral-El Pardo, que ha subido 904 puestos. El colegio privado Estilo subió más de 200 posiciones.

¿Es posible mejorar tanto? ¿Hay gato encerrado o simplemente no se pueden comparar los resultados? Varios colegios dan distintas claves. Hablan de pura suerte, de una clase con mejores alumnos que el año anterior o de una preparación a conciencia. Dos expertos consultados también ofrecen distintas fórmulas para el éxito, entre las que incluyen la picaresca.

"Uno de los peligros que me cuentan los profesores es que hay colegios que animan a sus peores estudiantes a no presentarse a la prueba, los mandan a la biblioteca o a casa", asegura Antonio Cabrales, catedrático de Economía de la Universidad Carlos III y uno de los autores del informe Los determinantes del éxito en la educación primaria en España, de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), que analizó por encargo de la Comunidad las fichas de datos añadidos (edad en la que los niños empezaron a ir a clase, con quién residen, nacionalidad o nivel de estudios de los padres) que incluía la prueba de sexto de Primaria. Entre sus conclusiones destacó que un padre universitario o un buen entorno familiar influyen más en el éxito escolar que otros factores relacionados con políticas educativas, como rebajar el número de alumnos por clase o el porcentaje de extranjeros en las aulas.

Cabrales admite que hay muchas variables que no pueden medir. Considera que la principal clave del éxito de los que han remontado puestos es el esfuerzo. "Estoy seguro de que muchos centros que fallaron el curso pasado se han puesto las pilas", señala. Y considera que deberían incluirse datos como el número de alumnos por centro o las bajas el día del examen para evitar manipulaciones. "Cuántos más datos, mejor, más transparencia", concluye.

"Yo no recomendaría a ningún padre que usara esa información como guía para elegir colegios", asegura María José Navas, profesora del departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la UNED, que ha examinado exhaustivamente las preguntas de la prueba y considera que "no representan un medidor solvente". "Debería incluir más información, sacar conclusiones con un examen de sólo dos materias es precipitado", asegura. Y, como los directores de primaria, reclama que los datos incluyan más variables, porque "no se puede comparar un centro con otro al que llegan alumnos extranjeros de primer año que ni siquiera hablan español". El próximo examen será en mayo.

Cifras del examen

- 57.000 alumnos de 1.224 colegios se enfrentaron en mayo al examen de 6º de Primaria, con la que la Comunidad de Madrid examina a sus alumnos desde 2005.

- Casi tres de cada 10 centros (30,4%) suspendieron.

- El examen, centrado en Lengua y Matemáticas, incluye 35 preguntas y un dictado. Los escolares deben completar todas las pruebas en una mañana.

- La enseñanza pública es mayoritaria, con 732 colegios de los 1.224 centros de Primaria. En Madrid hay siete centros públicos por cada colegio privado y casi doblan en número a los concertados (392 colegios).

- El porcentaje de colegios aprobados ha subido tres puntos de un curso al siguiente en los centros públicos (del 57% al 61%).

- La privada, con un 93% de aprobados, pierde un punto, igual que la concertada (79%).

- Entre los 100 centros con peores resultados, la mayoría son públicos (81%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de marzo de 2010

Más información