Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC y CiU celebran sin puntos de encuentro los 30 años del Parlament

La sentencia del Estatuto y la falta de ley electoral marcan la conmemoración

Los partidos catalanes se pusieron ayer delante del espejo en un solemne pleno en el Parlament para conmemorar el 30º aniversario de la restitución de la Cámara. Los dos grandes grupos, el PSC y Convergència i Unió, intentaron disimular que ya están en plena campaña electoral, pero ni eso ni el marcado tono institucional del acto lograron acercar a ambos partidos. El presidente de la Generalitat, José Montilla, y el jefe de la oposición, Artur Mas, se refirieron al Estatuto, que sigue pendiente de la sentencia del Tribunal Constitucional, pero el primero abordó el texto para reprochar a CiU que no quiera negociar una ley electoral catalana y el líder nacionalista lo utilizó para alertar de que no tolerará ni un recorte.

Montilla pide a CiU que sea consecuente y acepte una ley electoral catalana

Fue el presidente del Parlament, Ernest Benach, quien abrió fuego en un debate que contó con la presencia de dos ex presidentes del Parlament, Heribert Barrera y Joan Rigol, y del ex presidente Jordi Pujol. Benach recordó la vigencia del Estatuto catalán y envió un mensaje velado al Tribunal Constitucional al recordar que éste fue refrendado por los ciudadanos. "Que nadie lo olvide", proclamó.

Artur Mas recogió el guante en un discurso para el que echó mano del lenguaje más moderado que encontró, en línea con el perfil que quiere destacar con vistas a la campaña. "No se puede recortar aquello que este pueblo ha querido y ha decidido, la expresión de sus anhelos y ambiciones actuales. Hacerlo sería entrar en una espiral de recelos, decepciones y desconfianzas de resultados políticos y morales muy negativos", advirtió.

Montilla instó a desplegar "todo el potencial del nuevo Estatuto", incluida la ley electoral catalana, de la que Cataluña carece desde hace 30 años. Tras la negativa de CiU a negociar una ley más representativa, Montilla consideró ayer oportuno volver a reivindicar el texto, aunque, sin citar a los nacionalistas.

Según Montilla, el "respeto" que CiU reclama para el autogobierno catalán "debería ir acompañado de una autoexigencia coherente". Por ello pidió un esfuerzo a CiU: "Probémoslo otra vez. Aún tenemos tiempo. Cerremos esta legislatura dando una prueba contundente de nuestra fe en nuestra capacidad de autogobernarnos".

El resto de los partidos también se refirieron al Estatuto, pero sin puntos de encuentro. Joan Puigcercós (ERC) destacó la aprobación del Estatuto del 30 de septiembre de 2005, "laminado" a su paso por las Cortes, y recordó que ERC aspira a un Estado "independiente". El presidente del grupo de ICV-EUiA, Jaume Bosch, recordó que en 1980 Jordi Pujol consiguió ser presidente a pesar de que la izquierda tenía mayoría parlamentaria y apeló a reivindicar la figura del tripartito.

El PP y Ciutadans vincularon el accidentado camino del Estatuto catalán a la creciente desafección hacia la política. Daniel Sirera, portavoz del PP, dibujó unas instituciones paralizadas por el nacionalismo. "Es hora de que Cataluña despierte", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de marzo de 2010