Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una familia con un tren de vida difícil de justificar

Jaume Matas fue presidente de Baleares entre 2003 y 2007. En ese lapso, triplicó su patrimonio familiar declarado hasta llegar a medio millón de euros. Pero esa cantidad no concuerda, aparentemente, con sus gastos.

- Sueldo. Su sueldo bruto en 2006 fue de 84.000 euros. En 2005 había declarado 100.000 de ingresos. Hacienda le devolvió 866 de IRPF. Pagó 481 euros de impuesto de patrimonio.

- Gastos. Entre 2002 y 2006 gastó alrededor de cuatro millones de euros. Entre 2006 y 2008, sólo sacó del banco (o pagó con tarjeta) 450 euros.

- Transferencia. En octubre de 2002, su madre compró un apartamento en Colònia de Sant Jordi (Mallorca) que costó unos 200.000 euros. Su pensión sólo sumaba la mitad de la cuota de la hipoteca. Matas le hacía una transferencia mensual.

- Piso en Madrid. En 2003, su amigo y socio Bartolomé Reus compró un piso de lujo en Madrid por 1,2 millones. La entrada, de 100.000 euros, la abonó el cuñado de Matas, Fernando Areal. El ex presidente asegura que sólo lo tiene alquilado, pero la Fiscalía cree que es suyo y que Reus es sólo su testaferro.

- Palacete en Palma. En 2004, Matas acuerda la compra de la primera planta de una casa-palacio en Palma. Se escritura en octubre de 2006. Paga un millón por esa vivienda de 456 metros cuadrados, cinco habitaciones y jardín. Asegura que el dinero viene de la venta de su anterior casa en Calvià, un adosado, y de una hipoteca. La Agencia Tributaria valora el palacete en 2,47 millones y ve indicios de delito fiscal por un incremento patrimonial no declarado. Hacienda estima la rebaja obtenida por el entonces presidente balear en 1.527.550 euros.

- Obras. Matas gasta 1,3 millones en 2007 en obras de rehabilitación de sus viviendas. Sólo hay facturas por algo más de 100.000 euros. Encargados de las reformas han declarado ante el juez que se les pagó en metálico y con dinero negro.

- La familia. Los Matas gastaron 40.000 euros (abonados en billetes de 500) en seis televisores, y otros 4.000 en teléfonos. En cortinas, telas y vajilla, 126.248; en menaje, 38.760. Y 7.151 euros en un sistema domótico de iluminación.

- Joyas. Su mujer gastó 66.000 euros en cuatro meses. Entre otras joyas compró un reloj Cartier de 12.894 euros, un anillo de oro de 5.000 y un Rolex con brillantes de 23.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 2010