Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Es la hora del planeta: apague la luz

Monumentos a oscuras en un acto simbólico contra el calentamiento global - Empresas y organizaciones se suman el sábado a la iniciativa ecologista

El Empire State (Nueva York), La Torre Eiffel (París) o la Puerta de Alcalá (Madrid); cientos de monumentos y edificios emblemáticos de todo el mundo apagarán las luces durante 60 minutos en La hora del planeta 2010. Una acción global contra el cambio climático que, bajo el lema Apaga la luz, enciende el planeta, se celebra el próximo sábado a las 20.30, hora peninsular española, por iniciativa de la organización ecologista WWF.

Ciudadanos, ciudades, empresas y organizaciones mandarán un mensaje a los gobiernos exigiendo acción inmediata contra el cambio climático. El Grupo PRISA, editor de EL PAÍS, así como Telefónica o Inditex -la empresa de Zara- se han sumado a la iniciativa en la que se espera que participen más de mil millones de personas en 6.000 ciudades de todo el mundo.

Los partidos políticos se han adherido a este proyecto ecológico

Las cofradías de pescadores gallegas se suman porque ya notan los efectos

Tras la decepción en diciembre en la cumbre de Copenhague -se cerró sin alcanzar un acuerdo vinculante sobre emisiones-, WWF pretende que La hora del planeta impulse a los políticos a adoptar un tratado sobre cambio climático mundial y obligatorio, para reducir las emisiones de carbono.

Hasta 107 ciudades españolas se han unido ya a la iniciativa y la organización espera contar con todas las capitales de provincia.

En España, la sede del Parlamento Europeo, la Cibeles o el edificio de Telefónica en la Gran Vía de Madrid se sumirán en la oscuridad durante una hora. Además, se han programado diversos actos, como una carrera popular con salida en el madrileño parque del Retiro (19.30) y conciertos en distintos puntos de la capital.

En España, los partidos políticos mayoritarios, PP y PSOE, se han adherido a la iniciativa, según informa WWF España. El premio Nobel de la Paz Desmond Tutu también ha dado su apoyo, junto con personalidades de la moda y el deporte, como la modelo Gisele Bündshen y el jugador de fútbol americano Tom Brady.

La preocupación por la amenaza del cambio climático sobre el medio de vida ha llevado a las 62 cofradías de pescadores que hay en Galicia a sumarse este año a la campaña. "Nuestra federación representa la pesca artesanal y el marisqueo, íntimamente relacionados con la biodiversidad. Notamos el cambio climático en la variación de las lluvias, que provoca modificaciones en la salinidad de las rías, y eso hace que varíen las corrientes y haya desajustes en el desove y desarrollo de los juveniles", explica el secretario general de la Federación de Cofradías Gallegas, Xan López. Se apagarán las luces en las lonjas o se colaborará en aquello que organicen los ayuntamientos, aún hay que concretar.

Los rótulos amarillos de Correos tampoco lucirán durante La hora del planeta en las oficinas principales. "Correos incorpora de modo formal a los objetivos de empresa la lucha contra el cambio climático. Tenemos el objetivo de reducir un 20% nuestras emisiones de dióxido de carbono para 2020", explica Jesús Evangelio, director de responsabilidad social corporativa de Correos.

Times Square (New York) y Picadilly (Londres) se quedarán durante una hora sin las luces rojas de los letreros de Coca-Cola. "Los vamos a apagar en 50 países. También nuestras oficinas y plantas de embotellado", explica Juan José Litrán, director de relaciones externas de la marca. "Coca-Cola se ha comprometido con WWF a reducir las emisiones que genera su actividad en 2015 al nivel de 2004 para después ir reduciendo un 5% al año", señala.

La participación en La hora del planeta no ha dejado de crecer desde su primera edición en 2007. Desde la Alhambra de Granada a las gandes pirámides de Giza o el londinense Big Ben, decenas de edificaciones emblemáticas han apagado por el clima en cada convocatoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 2010