El Supremo absuelve de enaltecimiento a la alcaldesa de Hernani

La alcaldesa de Hernani, María Ángeles Beitialarringoitia, de ANV, sólo quiso expresar "un cariño y una cercanía personal" hacia los presuntos autores del atentado de la T-4, Igor Portu y Mattin Sarasola, al mandarles un abrazo y dedicarles un "chaparrón de aplausos" a ellos y "a todos los presos políticos vascos", pero no quiso justificar su actividad terrorista. Así lo establece la sentencia de la Sala Penal del Tribunal Supremo que la absuelve del delito de enaltecimiento del terrorismo. La Audiencia Nacional la había condenado a un año de cárcel.

La resolución recuerda que, durante el acto en que se produjeron sus manifestaciones, el 12 enero de 2007, en Pamplona "no existieron proclamas relacionadas con la actividad terrorista". En cuanto a las acusaciones de torturas que profirió la regidora sobre Portu y Sarasola, el Supremo subraya que éstas están siendo juzgadas y que el fiscal pide una condena para los agentes que supuestamente las infligieron. El tribunal subraya, además, que el enaltecimiento no es un delito de terrorismo, pero no pone en cuestión la competencia de la Audiencia.

Por otro lado, las protestas promovidas por el Movimiento pro Amnistía por la muerte de Jon Anza han sido un fracaso. Los convocantes sólo pudieron celebrar una marcha en San Sebastián de unas 200 personas. En Llodio (Álava) hubo un detenido por enaltecimiento.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS