Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESTILOS DE VIDA | Salud

Guía práctica para alérgicos

La alergia, salvo casos extremos, no mata, pero deteriora la calidad de vida. Diagnosticarla es el primer paso para tenerla bajo control.

El ejército de alérgicos cierra filas. Llega la primavera, y eso no es precisamente una buena noticia. Según las cifras de la OMS, el 30% de la población mundial y el 20% de los españoles tienen un buen motivo para blindarse y encerrarse a cal y canto cuando los niveles de polen se disparen. Algo que invariablemente tenía lugar cada año entre marzo, abril y mayo. Pero ahora es peor. Los alergólogos hablan de "rinitis multiestacional" y de personas "polisensibilizadas". Y esto quiere decir que "desde enero, que empieza la polinización del ciprés, hasta finales de julio, muchas personas pueden tener síntomas de alergia, porque el 95% de los pacientes es sensible a más de un tipo de polen", según explica el alergólogo Javier Subiza.

Los estresados tienen ataques de alergia más largos. Por tanto, mejor calma durante la temporada alta de alergias

A pesar del desarrollo tecnológico -ahora los picos de polen se avisan por Twitter y a través de una aplicación del iPhone creada para tal fin-, algo de resignación sigue siendo deseable para afrontar la temporada. Tenga en cuenta que la solución más eficaz es mantenerse alejado del alérgeno (es decir, de aquello que le dispara el sistema inmunológico y lo hace sobrerreaccionar). Y habrá que aceptar que es difícil no interactuar con el polen en primavera.

Autodiagnóstico, sí o no. Internet está plagado de test de autodiagnóstico para alérgicos. Usted puede autodiagnosticarse y luego automedicarse. Muchos lo hacen. De hecho, muchos expertos reconocen que los antihistamínicos son de los fármacos que más se venden sin receta. "Es un medicamento seguro y de fácil acceso, y en este caso no estaría el alérgico en cuestión tan mal automedicado", concede el doctor José Antonio Castillo, neumólogo del Instituto Dexeus de Barcelona. Sin embargo, los expertos se fían menos de los test de autodiagnóstico. El doctor Subiza opina que están pensados, más que para el autodiagnóstico, para convencer a los afectados de que pidan ayuda. "El paciente alérgico aguanta. Vive con la nariz congestionada, no duerme bien, no se concentra en el trabajo, pero sabe que la alergia no lo va a matar aunque deteriore su calidad de vida, así que no consulta al especialista hasta que no le da suficiente importancia al problema".

Algunas direcciones para autodiagnosticarse: www.laalergia.com, www.aaaai.org (web de la Sociedad Americana de Alergología; tiene una aplicación que diagnostica).

Alergia o resfriado. Es una confusión perenne que conviene dilucidar cuanto antes. El doctor Subiza nos da algunas pistas para salir de dudas: "El picor en los ojos es clave y si empeoran los síntomas en los días soleados". "El estornudo y la acuosidad sin típicos de la rinitis asociada a la alergia, cuyos episodios suelen ser repetitivos y no cursan con fiebre", apunta el doctor Castillo

Información es poder, pero no siempre. Muchas asociaciones de pacientes abogan porque en la temporada crítica de alergias se informe sobre los picos de polen de manera similar a como se hace con la previsión meteorológica o las fases de la Luna. Sin embargo, en opinión del doctor Subiza, esto no es tan útil como parece. "La alergia desatada por la exposición al polen puede durar hasta dos días. Una vez liberados los mecanismos de la inflamación, ésta se mantiene durante un tiempo en las vías aéreas, lo que supone que el pico de síntomas puede aparecer en un momento en que el pico de polen es bajo".

Pero evitar el polen sigue siendo una parte importante del tratamiento de las alergias y se recomienda eludir los momentos del día en que se producen los picos de polen, esto es, temprano en la mañana y en las últimas horas de la tarde.

A la espera de que los informativos añadan o no esta información, existen webs que publican los mapas de polen de varias regiones de España. http://www.uco.es/investiga/grupos/rea, http://www.seaic.org. www.clinicasubiza. com

Planeta mascarilla. La mascarilla azul, ese símbolo posmoderno de pandemia, funciona como una barrera para evitar el contacto con el alérgeno, sea polen, polvo o ácaros. "Sólo es eficaz si la usas todo el tiempo", aclara el doctor Subiza. No hay duda de que es útil desde el punto de vista terapéutico; pero también es cierto que, al menos en España, ver a la gente con mascarilla por la calle todavía resulta raro.

Opciones para medicarse. Son tres y pueden combinarse entre sí: evitar todo contacto con el alérgeno (algo que es complicado de conseguir); el tratamiento de los síntomas con fármacos antihistamínicos y corticoides tópicos, y las vacunas. En opinión del doctor Subiza, la inmunoterapia es el único tratamiento que, si se administra durante tres años, puede reducir la intensidad de los síntomas en un 80%. "Además esta mejora permanece en el tiempo porque cuando se suspende la vacuna, los síntomas no vuelven con la misma intensidad".

¿Es bueno descongestionar la nariz? Los sprays son rápidos y tienen un efecto inmediato sobre la congestionada existencia de un alérgico. Pero no pueden ser usados durante más de una semana. "Al cabo de este tiempo producen otra enfermedad: la congestión de rebote. El mismo mecanismo que al inicio produce una descongestión inmediata provoca una congestión más intensa con el uso", señala Javier Subiza.

¿Y cuando las pastillas no funcionan? La alergia tiene un efecto acumulativo, por lo cual, a medida que avanza la estación, el grado de inflamación va a más, los síntomas son más intensos y se necesitan fármacos más potentes. En este punto, ambos expertos son contundentes: no hay que peregrinar por cuenta propia de fármaco en fármaco; lo recomendable es ir al médico a cambiar a un tratamiento más fuerte.

Asma y rinitis en el mismo 'pack'. Un estudio realizado con más de 6.000 pacientes españoles concluyó que el 75% de los asmáticos padece rinitis. Si el asma está relacionada con alergia, la rinitis está presente en el 89% de los pacientes. "Primero aparece la rinitis y años después un 40% de estas personas desarrolla asma", explica el doctor Castillo, que insiste en que por esta razón debe dársele más importancia al diagnóstico de la rinitis y ofrecer un tratamiento integral para ambas enfermedades.

El tabaco, malo para todo. "El tabaco amplifica la respuesta alérgica e incrementa la sensibilidad al polen; es un efecto parecido al impacto de las partículas de combustible diésel en estos pacientes", asegura el doctor Subiza, y añade: "En la casa de un alérgico debería estar prohibido fumar".

La alergia del día después. Los ansiosos y estresados tienen ataques de alergia más largos. "Las personas altamente estresadas desarrollan una respuesta continua y reforzada a los alérgenos. El estrés parece afectarlos todavía un día después en forma de alergia", explicó Kiecolt-Glaser, uno de los autores de una investigación avalada por la American Psychological Association. La explicación biológica es que los altos niveles de ansiedad se asocian a una mayor producción corporal de las hormonas del estrés, las catecolaminas y de la interleuquina 6, una proteína que interviene en los procesos de inflamación, que sería responsable del retraso de las reacciones alérgicas. Conclusión: Los autores recomiendan reducir la exposición al estrés durante la temporada alta de alergias, no porque el estrés sea el origen de la alergia, que se sabe que es una enfermedad autoinmune, sino porque la agudiza y alarga.

La vida ideal para huir del polen

1. Mantener puertas y ventanas cerradas los días de alta polinización.

2. Si es posible, encender el aire acondicionado siempre que haya instalado filtros especiales.

3. Salir de casa siempre con gafas de sol.

4. Lavar frecuentemente la ropa y el pelo. El polen suele trasladarse en sitios insólitos. No tender la ropa fuera porque todo el esfuerzo será inútil.

5. Abstenerse de cortar el césped o regar el jardín.

6. Evitar pasar muchas horas al aire libre, sobre todo los días de mucho viento.

7. Llevar siempre las ventanas del coche subidas.

Aún queda margen de maniobra para los sufridores

Si a estas alturas del año no está ni diagnosticado ni tratado, pero sospecha que puede ser alérgico, todavía hay tiempo para hacer cosas por su alergia. El doctor Castillo explica que existen tratamientos preventivos con corticoides tópicos, antihistamínicos para los síntomas e inmunoterapia rápida. "No es un mal momento para hacer algo", opina el neumólogo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de marzo de 2010

Más información