Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno espera lograr 1.000 millones con su plan antifraude

Salgado quiere evitar que la crisis dispare la evasión fiscal

En tiempos de crisis, cuando el Estado tiene que mirar con lupa cada gasto, es más importante que nunca luchar contra el fraude fiscal. Esta idea ha llevado al Gobierno a aprobar un plan que pretende recaudar en 2013, cuando las medidas que ahora se ponen en marcha estén a pleno rendimiento, unos 1.000 millones de euros, un 0,1% del PIB. La idea es evitar que la crisis dispare la evasión y responder al aumento de la economía irregular y el trabajo no declarado. Pero la oposición, los inspectores de Hacienda y los técnicos de la Agencia Tributaria coincidieron en criticar las medidas anunciadas por insuficientes y limitadas.

El plan de prevención del fraude fiscal, laboral y de la Seguridad Social se articula en 60 medidas que el Ejecutivo detallará la próxima semana. Lo que se sabe por ahora es que, según dijo la vicepresidenta Elena Salgado, las medidas se encaminan sobre todo a mejorar en la prevención de la evasión. Además de unos principios genéricos contra los paraísos fiscales y contra las redes internacionales de defraudación del IVA, Salgado mencionó iniciativas concretas, como la creación de un certificado único con el que las empresas demostrarán que están al corriente de sus obligaciones de pago con las administraciones públicas, ya sea en materia tributaria o de la Seguridad Social.

Los inspectores consideran las medidas "positivas, pero insuficientes"

Otra de las medidas incluidas en el plan es la creación de bases de datos conjuntas entre la Agencia Tributaria, la Tesorería General de la Seguridad Social y la Inspección de Trabajo. Salgado explicó tras el Consejo de Ministros que la lucha contra el fraude había aportado a las arcas públicas 35.500 millones de euros en los últimos cinco años.

Estas medidas no han convencido a la oposición parlamentaria ni a los profesionales del sector. El PP respondió que la economía sumergida no se combate sólo con "represión", sino que hay que propiciar las condiciones para que aflore. IU calificó el plan como "un cascarón mediático huero", y ERC lo tildó de "decepcionante". Los técnicos de Hacienda del sindicato Gestha auguran al plan un alcance "muy limitado" sobre la economía sumergida. Y los inspectores de Hacienda consideran que "se trata de un conjunto de medidas positivas, pero insuficientes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de marzo de 2010