Los derechos humanos en Cuba

Zapatero pide con un día de retraso la liberación de los presos políticos

La UE exige a La Habana que cumpla los convenios sobre derechos humanos

El presidente del Gobierno español y de turno de la UE condenó ayer la muerte de Orlando Zapata después de 24 horas sin una reacción oficial a la noticia, lo que desató las críticas de la oposición. Durante un acto de la presidencia de la UE a primera hora de la mañana en el Congreso, José Luis Rodríguez Zapatero dijo lamentar "profundamente" la muerte del disidente. Zapatero exigió a Cuba que "devuelva la libertad a los presos de conciencia y respete los derechos humanos". Zapatero dijo hablar como presidente de turno de la Unión y afirmó que ésta es "una exigencia fundamental de toda la comunidad internacional".

Estas declaraciones a la prensa son la única reacción oficial de España a la muerte del disidente, ya que no hubo ningún tipo de declaración escrita o movimiento diplomático al respecto, según confirmó Exteriores. Hasta esta declaración, sólo el PP había emitido una condena rotunda de lo que llamó "asesinato". Lo hizo el miércoles por la tarde a la vez que lamentaba "que el presidente del Gobierno no haya condenado la muerte de Zapata y la situación de violación de los derechos humanos" en Cuba, según el coordinador de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas.

Más información
El régimen pone cerco al funeral de Zapata
¿Quién mató a Orlando Zapata?

En este contexto, las palabras de ayer de Zapatero fueron saludadas como una "rectificación" por el propio Moragas. El secretario general del PP europeo, Antonio López-Istúriz, lo llevó más lejos al querer ver un "definitivo abandono de la idea de modificar la posición común de la UE sobre Cuba" durante la presidencia española. En una entrevista con una emisora de radio estadounidense, el presidente del PP, Mariano Rajoy, recordó que el cambio de posición sobre Cuba es el único punto en el que su partido no estuvo de acuerdo a la hora de firmar un pacto con el Gobierno sobre las prioridades de la presidencia española de la UE.

Mientras, la Unión Europea siguió ayer presionando a las autoridades cubanas, a las que Catherine Ashton, alta representante para la política exterior de la UE, pidió "que hagan realidad el compromiso con los derechos humanos suscrito en la Convención Internacional de Derechos Civiles y políticos". En la Eurocámara, el presidente, Jerzy Buzek, apuntó que la muerte de Zapata "no ayuda a construir un buen clima de relaciones y confianza entre la UE y Cuba". Los diputados populares, primera familia política europea, insistieron en que se opondrán a cualquier flexibilización en la relación entre la Unión y el régimen castrista.

Ashton expresó su opinión mediante un comunicado que iba sólo ligeramente más allá que lo dicho el día anterior por otro portavoz comunitario. Instaba Ashton al castrismo a cumplir los compromisos internacionales suscritos y le recordaba que "el Gobierno cubano, como cualquier Gobierno, tiene la responsabilidad de proteger a los presos bajo su jurisdicción".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El polaco Buzek, con una historia de lucha contra el comunismo en su país, fue más emotivo al decir que "es un momento triste cuando un hombre joven muere porque quiere protestar contra los abusos del Gobierno". La eurodiputada socialista María Muñiz defendió la intención gubernamental de buscar un diálogo bilateral con el régimen cubano. "Esta triste ocasión puede ser un acicate para abrir una reflexión tendente a encauzar las relaciones entre la UE y Cuba hacia un marco que establezca un diálogo bilateral permanente y constructivo en materia de derechos humanos", aseguró Muñiz.

Zapatero, durante un acto de la presidencia española de la UE en el Congreso.
Zapatero, durante un acto de la presidencia española de la UE en el Congreso.BERNARDO PÉREZ

La posición de la UE

- La posición común de la UE ante Cuba fue adoptada en 1996 a instancias del Gobierno de José María Aznar. El primer punto establece que el objetivo de la Unión es "favorecer un proceso de transición hacia la democracia pluralista y el respeto de los derechos humanos, así como una mejora del nivel de vida del pueblo cubano".

- Con estos fines, la UE decidió "intensificar el diálogo con las autoridades cubanas y con todos los sectores de la sociedad cubana" y "alentar la reforma de la legislación nacional en lo referente a los derechos políticos y cívicos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS