Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU alerta del auge de las 'drogas de violación'

Las nuevas drogas de violación, que reducen la resistencia a quienes se les administran, se usan cada vez más para cometer agresiones sexuales y robar los bienes a sus víctimas, advierte el último informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), publicado este miércoles en la capital austriaca. La JIFE es una institución independiente de Naciones Unidas.

El fenómeno de las "drogas de violación' evoluciona rápidamente", denuncia la JIFE, que insiste en que sean incluidas por los Gobiernos en sus listas de sustancias a controlar y que los productores desarrollen medidas de seguridad con colorantes y con sabores, de manera que la víctima perciba su presencia y evite ingerirlas.

El uso de estas sustancias es una práctica relativamente nueva. Ante el endurecimiento del control sobre la más famosa de ellas, el Rohipnol, los delincuentes han comenzado a emplear otros psicotrópicos alternativos que no están sujetos a control internacional o al menos a una vigilancia estrecha, con lo que se adquieren más fácilmente. Suelen comprar estas sustancias en farmacias en otros países que ofrecen sus productos en Internet o en centros que funcionan a través de números de teléfono, y que no exigen recetas.

Entre las nuevas sustancias están el ácido gamma-hidroxibutírico o GHB, la ketamina y la gamma-butirolactona o GBL. "La mayoría son de fácil acceso en muchos países, por lo que caen frecuentemente en manos de delincuentes", asevera la JIFE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 2010