Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Qaeda libera a su rehén francés

El desenlace del secuestro de Camatte allana el camino para la resolución del rapto de los tres cooperantes españoles

El rehén francés de Al Qaeda, Pierre Camatte, fue liberado ayer cerca de Kidal (norte de Malí) tras casi tres meses de cautiverio, según informaron las autoridades malienses y confirmó el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.

Camatte, de 61 años, fue secuestrado el pasado 26 de noviembre en Menaka (Malí), tres días antes de que los cooperantes españoles Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual fueran apresados en Mauritania por la misma organización terrorista.

A cambio de no ejecutar al rehén francés, como amenazó con hacerlo en sendos comunicados, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) obtuvo el lunes la excarcelación de cuatro presuntos terroristas de la prisión de Kati, cerca de Bamako.

Mauritania y Argelia han protestado ante Malí por excarcelar a presuntos terroristas

La rama magrebí de Al Qaeda ha exigido sólo un rescate pecuniario para dejar libres a los tres miembros de la ONG Barcelona Acció Solidària. El feliz desenlace del secuestro de Camatte allana, no obstante, el camino para la liberación de los españoles, indican fuentes malienses conocedoras de la negociación en curso.

Dos de los cuatro presos liberados por Malí son argelinos y uno mauritano, y su extradición había sido solicitada por sus respectivos países por su presunta participación en diversos atentados. Argelia y Mauritania llamaron, a principios de semana, a consultas a sus embajadores en Bamako para protestar por la decisión.

Malí excarceló a los cuatro islamistas tras recibir fuertes presiones de Francia, su principal socio económico, cuyo ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, efectuó este mes dos discretos viajes a Bamako para pedir al presidente maliense, Amadou Toumani Traoré, que fuese "flexible".

Tras un juicio rápido, los cuatro presos fueron condenados el jueves a nueve meses de cárcel por tenencia ilícita de armas. Ya los habían cumplido en situación de prisión preventiva y, en consecuencia, fueron puestos en libertad en la madrugada del lunes.

El presidente Sarkozy agradeció anoche públicamente a su homólogo de Malí "su gestión de la crisis" y le "garantizó el apoyo de Francia en la lucha contra el terrorismo".

También necesitará ese respaldo para hacer frente a la irritación de sus dos vecinos árabes, Mauritania y Argelia. Este país "condenó y denunció con fuerza" ayer la "actitud inamistosa" del Gobierno de Malí.

La liberación "de terroristas reclamados por países vecinos [de Malí] constituye una iniciativa peligrosa para la seguridad de la región (...) y sirve objetivamente a los intereses del grupo terrorista", reza un comunicado del Ministerio de Exteriores de Argelia.

Además del francés y de los tres españoles, Al Qaeda tiene en su poder a un matrimonio italiano apresado el 18 de diciembre en Mauritania. Para ponerle en libertad pide la excarcelación de algunos presos islamistas de la cárcel de Nuakchot.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de febrero de 2010