Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno confía en que la liberación final de los cooperantes secuestrados en Mauritania sea inmediata

Explica que la operación de puesta en libertad de Roque Pascual y Albert Vilalta está en marcha pero no se ha completado

El Gobierno confía en que la liberación final de los cooperantes secuestrados en Mauritania sea inmediata
EL PAÍS

La liberación total de los dos cooperantes españoles Roque Pascual y Albert Vilalta, secuestrados el pasado 29 de noviembre en Mauritania por Al Qaeda, y su entrega definitiva a las autoridades españolas está a punto de completarse. Distintas fuentes aseguran que han sido liberados, pero el Gobierno mantiene su prudencia hasta que los rehenes estén definitivamente en sus manos, lo que espera que se produzca en breve.

Roque Pascual ha telefoneado a su esposa y ha asegurado que está siendo liberado, según informa la Àgencia Catalana de Notícies, ACN. Fuentes locales en el norte de Malí han indicado a Sahara Media que los dos cooperantes se encuentran todavía en este país, "a la espera de las gestiones para su regreso a Madrid, a través de un mediador". El mediador Mustafá Chafi, consejero del presidente de Burkina Faso, está en la comitiva para la entrega.

Los dos miembros de la ONG Acció Solidària fueron capturados junto con su compañera Alicia Gámez -liberada en marzo- a 150 kilómetros de Nuakchot, en la carretera que une la capital mauritana con Nuadibú (Malí).

En el momento del secuestro, la caravana en la que se encontraban los cooperantes se dirigía a Dakar transportando ayuda humanitaria para ser distribuida a varios países africanos. Su coche ocupaba el último lugar de 13 y fue asaltado por un grupo de hombres armados que los subieron en otro vehículo y huyeron. Albert Vilalta intentó escapar pero recibió tres tiros en la pierna izquierda, según explicó en diciembre Exteriores, que confirmó que el cooperante fue atendido. Un mes después del secuestro de los españoles, Al Qaeda capturóa también en Mauritania a un matrimonio italiano, de 65 y 39 años.

El secuestro de los cooperantes catalanes ha sido el más prolongado de todos los llevados a cabo en el desierto por la organización terrorista. Ha superado el del matrimonio austriaco compuesto por Wolfgang Ebner y Andrea Kloiber (252 días) y, junto con esta pareja, han sido los primeros rehenes que han pasado el verano en el desierto, donde las condiciones climáticas son extremas.

Exigencias terroristas

La organización terrorista ha exigido a lo largo de los meses que ha durado el secuestro un rescate económico a lo que ha ido añadiendo otras demandas como la excarcelación de sus presos en Mauritania.

Antes de que Al Qaeda liberara a Alicia Gámez, la organización dejó también en libertad en el norte de Malí al francés Pierre Camette, cautivo durante tres meses, tras la excarcelación de varios presos islamistas de la prisión de Kati. El Gobierno ha intentado desatascar durante las últimas fechas el secuestro, que parecía estancado después de que el presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdelaziz, se negara a excarcelar a un supuesto terrorista mauritano, tal y como le había pedido el Ministerio de Exteriores.

El hecho de que el secuestro se haya prolongado no se ha debido a una razón económica, puesto que el Gobierno no ha puesto inconvenientes para el pago del rescate. Al margen de la negativa a liberar presos islamistas, la situación se ha complicado Mauritania ha dado pasos que han bloqueado la negociación, como la detención en Malí del organizador del secuestro y la condena a muerte de los asesinos de cuatro turistas franceses.

Según la cadena árabe Al Arabiya, la liberación de Vilalta y Pascual está relacionada con la extradición a Malí, el pasado día 16, de Omar Uld Sid'Ahmed Uld Hame, condenado a 12 años de prisión en Mauritania por su participación en el secuestro

Alicia Gámez fue puesta en libertad por problemas de salud y porque se convirtió al islam, según informó la organización terrorista. Los españoles han estado en manos en manos del cabecilla del Sahel Belmokhtar, y no de su compatriota Abdelhamid Abu Zeid, conocido por ser más despiadado. De acuerdo con los informes de los servicios de inteligencia, el jefe del grupo que los tenía retenidos no los atemorizó en momento alguno. A su llegada a Barcelona, Gámez aseguró que les habían tratado "bien y con respeto dentro de las limitaciones propias del desierto".

Pese a expresar cautela ante la noticia, Javier Altozano, portavoz de Acció Solidària, ha reconocido esta tarde en una entrevista en CNN + que han "sufrido bastante" y que confían en que en las próximas horas puedan reencontrarse con sus compañeros. "Hemos esperado tantísimo que nos da igual si llegan hoy o mañana", ha añadido.

Con Roque Pasqual, Albert Vilalta y Alicia Gámez, un total de 51 cooperantes españoles han sido secuestrados en los últimos 14 años mientras participaban en misiones humanitarias en el exterior.