Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro | El control de las cuentas públicas

Atenas acepta subir más los impuestos en un mes si el plan de ajuste peligra

Grecia gana tiempo, pero a costa de más promesas. El Ejecutivo griego se comprometió anoche ante el Eurogrupo -en el que participan los 16 ministros de Finanzas de la eurozona- a adoptar más medidas adicionales si en el plazo de un mes la Unión ve peligrar el ajuste ya aprobado. El examen llegará el próximo 16 de marzo: si el Eurogrupo detecta entonces lagunas en la aplicación del plan de austeridad que haga peligrar el recorte del déficit público -"si se materializan los riesgos", en la jerga de Bruselas-, Grecia deberá comprometerse a subidas de impuestos adicionales, sobre el IVA, el lujo y la energía.

"Los griegos no deben pensar que la zona euro deja el país a la voracidad de los mercados", aseguró el presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker. El ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantinu, manifestó que su país está haciendo todos los esfuerzos posibles para rebajar el déficit público. "Estamos intentando cambiar el rumbo del Titanic", dijo Papaconstantinu, pero advirtió de que esto "no se puede hacer en un solo día".

El responsable de las Finanzas griegas explicitó su disposición a tomar las decisiones necesarias para reconducir la situación. "Si se necesitan medidas fiscales adicionales las adoptaremos", dijo antes de aceptar esas condiciones si el plan de ajuste aprobado no tiene resultados a un mes vista. "Hoy es Grecia, mañana cualquier país europeo puede ser presa de las fuerzas especulativas", avisó.

Riesgos

Bruselas no acaba de fiarse, y antes de la reunión el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, insistió en la necesidad de que Grecia aplique un plan aún más austero que el aprobado -rebaja del gasto público, de salarios de los funcionarios y de las pensiones- para recortar el déficit en cuatro puntos este año, hasta el 8,7%. "Pensamos", dijo, "que se están materializando los riesgos y por ello hay motivos claros para adoptar medidas adicionales". Algunos ministros ven con buenos ojos una medida similar a la aplicada por España, que prevé aumentar el IVA en dos puntos a partir de julio. Para Bruselas el problema de Grecia no es tanto de objetivos fijados como de las medidas concretas para lograrlo.

Paralelamente, los ministros de finanzas de la zona euro eligieron al portugués Vitor Constancio, de 66 años, como próximo vicepresidente del Banco Central Europeo. El nombramiento formal debe realizarlo hoy el Ecofín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de febrero de 2010