Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

La UE aumenta la presión sobre Grecia para que ponga ya en marcha las reformas estructurales

La UE impone un exigente calendario al Gobierno griego para ajustar su déficit. - Salgado admite que una opción es subir el IVA si el plan no da resultados

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (Ecofín) han dado un mes de plazo a Grecia para que presente los primeros resultados de su plan de saneamiento de las cuentas públicas o "tendrá que aceptar" medidas adicionales. La clave para que cuando el Gobierno griego vuelva a pasar cuentas ante el Ecofín el próximo 16 de marzo este balance convenza al resto de socios de que está comprometido con las medidas es poner en marcha de forma inmediata amplias reformas estructurales.

"La presión sobre Grecia para que considere la adopción de nuevas medidas a partir del 16 de marzo ha aumentado considerablemente", ha resumido el ministro austriaco de Economía, Josef Proell. Alemania, voz cantante en las negociaciones con Grecia, ha pedido al Gobierno heleno que tome el ejemplo de los recortes presupuestarios y salariales de Irlanda y Letonia. Por su parte, el ministro de Exteriores británico, Alistair Darling, ha asegurado que "primero y sobre todo los problemas financieros de Grecia los tiene que resolver su Gobierno", representando la postura británica, reticente a gastar fondos en apoyar a un país que a su juicio ha sido irresponsable.

La presión sobre Grecia para que considere la adopción de nuevas medidas a partir del 16 de marzo ha aumentado considerablemente

El Ecofin, bajo la presidencia de la ministra española de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha respaldado el compromiso del Gobierno griego de reducir en cuatro puntos el déficit en 2010, desde el 12,75% del PIB hasta el 8,7%, y de situarlo por debajo del 3% como muy tarde en 2012.

Entre las medidas de segunda vuelta que baraja el Eurogrupo, Salgado ha admitido que se podría imponer a Grecia una subida del IVA, aunque ha añadido que la decisión final no se tomará hasta que acabe este plazo. "De momento Grecia está poniendo en marcha y tiene que poner en marcha muchas medidas que ya están anunciadas y dentro de un mes evaluaremos la situación. Y evidentemente, esa es una de las medidas que se contemplan, pero no está en absoluto decidido", ha declarado.

Iniciativa pionera

Durante la rueda posterior al encuentro, Salgado ha querido destacar que, por primera vez, el Consejo de la UE ha recurrido a un artículo del tratado que faculta a la UE para enviar una advertencia a un Estado miembro cuya política económica se desvíe de las directrices macroeconómicas comunitarias. Según ha explicado, a propuesta de la Comisión Europea, el Ecofín ha dirigido a Atenas recomendaciones a este respecto, que ha decidido hacer públicas como medio de presión adicional.

En concreto, los socios europeos instan al Gobierno griego a "elaborar y aplicar cuanto antes" un "paquete global de reformas estructurales". Cambios que afectan a pilares del Estado de bienestar como "salarios, reforma de las pensiones y del sistema sanitario, y de las administraciones públicas". Pero no se queda ahí ya que, al mismo tiempo, le insta a tomar medidas en modelo productivo con medidas para "el mercado de productos, la mejora del clima empresarial, y el aumento de la productividad y el empleo".

Ayer, el ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantinu, manifestó que su país está haciendo todos los esfuerzos posibles para rebajar el déficit público, informa Andreu Missé. "Estamos intentando cambiar el rumbo del Titanic", dijo Papaconstantinu, pero advirtió de que esto "no se puede hacer en un solo día". "Si se necesitan medidas fiscales adicionales las adoptaremos", dijo antes de aceptar esas condiciones si el plan de ajuste aprobado no tiene resultados a un mes vista.

Procedimiento de infracción por manipular los datos

Sobre el paso siguiente a dar por parte de Bruselas, el nuevo comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, ha anunciado que, en un par de días, una misión compuesta por técnicos del Ejecutivo comunitario, del Banco Central y del Fondo Monetario Internacional viajará a Atenas para asesorar a las autoridades del país en la aplicación de lo acordado. También ha confirmado la apertura de un procedimiento de infracción contra Grecia por haber manipulado sus estadísticas relativas al estado de las finanzas públicas.

El asunto, según Rehn, "debe ser investigado en profundidad", a fin de comprobar que todas las reglas de la unión económica y monetaria han sido respetadas. El caso Griego ha llevado a la UE a intentar reforzar los poderes de Eurostat para poder auditar y verificar sobre el terreno las estadísticas de los países de la Unión, especialmente los que se encuentran sometidos a expedientes de déficit excesivo, tal y como se anunció ayer.

Sobre este punto, Salgado ha asegurado hoy a preguntas de los periodistas que el Gobierno español no ha recurrido a ninguna operación con productos derivados, como las que se sospecha que pudo haber empleado Grecia. Interrogada sobre si su Ejecutivo había recibido del banco de inversión Goldman Sachs alguna propuesta como las que se atribuye a la República helvética, la vicepresidenta ha sido tajante: "no, en absoluto". "Si se hubiera recibido, no habría sido aceptada", ha añadido Salgado.

Yorgos Papandreu, que sigue de gira por Rusia, ha asegurado que su país se encuentra en una situación muy difícil, pero que está seguro de que "emergerá y lo hará con más fuerza".

Las estadísticas de Grecia pueden albergar más agujeros

La Agencia Nacional de Estadística de Grecia, en el ojo del huracán desde que se supo que el país había ocultado a la UE los verdaderos datos sobre la situación de su deuda durante años, no deja de dar quebraderos de cabeza al Gobierno griego. Según los expertos de la comisión parlamentaria que trabaja para su reforma, puede haber muchos más agujeros y datos ocultos.

El ministro de Sanidad del anterior gobierno conservador no reflejó datos por valor del 1% del PIB ocultando los pagos a proveedores sólo para "satisfacer a sus jefes", según relata Vassilis Manesiotis, ejecutivo del Banco Central y miembro de la comisión parlamentaria que busca una ley para cambiar el sistema estadístico.

Los trabajos parlamentarios han confirmado el descrédito de la Agencia, especialmente de su oficina de control fiscal, donde "nadie quería trabajar", según ha asegurado el propio Manesiotis. A pesar de las promesas del Gobierno de Yorgos Papandreu, que poco tiene que ver con estos errores deliberados, inversores y analistas siguen desconfiando de los datos que llegan desde Grecia.

Más información