Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Firmas y esquelas contra el canon digital

El canon digital, la tasa que grava a priori cualquier aparato o soporte susceptible de reproducir o copiar un archivo o documento sujeto a derecho de autor desde móviles a CD, vuelve al Congreso de los Diputados dos años después de su aprobación, con los votos a favor de PSOE, IU y CHA. Pero esta vez lo hace en forma de firmas y esquelas.

La plataforma Todoscontraelcanon.es, integrada por 32 organizaciones sociales (asociaciones de internautas, empresariales, sindicales y profesionales) presentó ayer en el Congreso documentación con tres millones de apoyos para que se elimine este polémico gravamen "de compensación por copia privada", que recaudan y repar-ten las sociedades de gestión de derechos como SGAE o CEDRO, y que ascendió a 83 millones en 2008.

El presidente de la Asociación Española de Internautas, Víctor Domingo, y el responsable de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), Miguel Pérez Subías, explicaron antes de la presentación de las firmas que es el "momento oportuno" para protestar contra el canon porque se está estudiando la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, con la introducción de la legislación contra las páginas web de descargas.

Irregularidades

La plataforma contabiliza la entrega de tres millones de firmas con el siguiente desglose: 1.142.891 de ciudadanos individualmente (nombre, apellidos, y DNI); la población íntegra de los 29 ayuntamientos que han aprobado en pleno su adhesión a la misma (1.286.910 ciudadanos) y todos los miembros de 4.920 organizaciones sociales que también se han adherido en contra del canon (1.222.082 personas).

Precisamente, la atribución de estas firmas colectivas, en las que no se recabó el permiso individual de sus miembros, ha dado pie a la denuncia de entidades como la SGAE de que el listado presentado no tiene ninguna validez. El diario Público denunció en su día que la lista estaba "plagada de irregularidades" como miles de firmas atribuidas a clientes de tiendas, bares, asociaciones y hasta "sectas" o de poblaciones con más adhesiones que habitantes. Todoscontraelcanon también hace un llamamiento a que los establecimientos públicos como bares, peluquerías, clubes deportivos, autobuses, bibliotecas, actos benéficos, peguen en sus locales una esquela de protesta contra el canon.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 2010