Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis

Almunia equipara España con Portugal y Grecia

Para el comisario europeo, los tres países pierden competitividad desde su incorporación a la zona euro

Las dificultades de la economía española se asemejan cada vez más a las de Portugal y Grecia, según puso ayer de manifiesto el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios Joaquín Almunia. En su comparecencia para explicar las recomendaciones a las autoridades griegas, Almunia puso de relieve las coincidencias entre las dificultades de la economía griega, sometida ahora a una estrecha vigilancia por parte de Bruselas, con las de otras economías que empiezan a sufrir la presión de los mercados como la española y la portuguesa.

A una pregunta sobre la situación de estas tres economías, el comisario manifestó que "en esos países, observamos una pérdida constante de competitividad desde su incorporación a la zona euro". Añadió que también tienen "déficit públicos elevados, con componentes cíclicos y estructurales". A estos problemas añadió el de una dependencia importante de la "financiación exterior en el caso de Grecia y Portugal, aunque menor en España".

Bruselas cree que no será necesaria una intervención del FMI en Grecia

El Programa de Estabilidad 2009-2013 presentado por España fue también objeto de polémica. La causa: las correcciones enviadas ayer a Bruselas relativas a importantes recortes de derechos como el retraso de la edad de jubilación y el aumento de 15 a 25 años para el cálculo de la pensión. Los cambios de última hora introducidos por España serán incorporados sin dificultades en el Programa de Estabilidad, de la misma manera que a veces es el propio Ejecutivo comunitario el que sugiere modificaciones que luego son realizadas por los Estados miembros.

El Plan de Estabilidad español, como el de los demás países, será analizado por la Comisión durante los próximos tres meses, generalmente por orden de recepción en Bruselas. Una vez analizado, el plan con las valoraciones y recomendaciones de la Comisión será remitido al siguiente consejo de ministros de Economía (Ecofin) para que le dé su respaldo definitivo.

Almunia propuso incrementar la supervisión común para el cumplimiento de los objetivos económicos mas allá de las normas que establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. En este sentido señaló que "la zona euro necesita, no sólo una mejor supervisón para fines fiscales, sino una más amplia utilizando los instrumentos que tenemos en el Tratado, porque tenemos que ajustar mejor nuestras economías no sólo desde el punto de vista fiscal".

En el caso concreto de Grecia, Bruselas acordó apoyar el plan de ajuste presentado por el Gobierno del primer ministro George Papandreu, que considera "ambicioso" pero "realizable". Almunia afirmó: "Apoyamos a las autoridades griegas para que lo apliquen, pero al mismo tiempo, sabemos que la aplicación será difícil y por ello necesitamos reforzar nuestros instrumentos de vigilancia y evitar el incumplimiento de objetivos". Bruselas ha anunciado que seguirá de cerca la ejecución del plan griego desde el día siguiente de su entrada en vigor y que efectuará revisiones trimestrales para asegurarse de su cumplimiento. Cada vez que se produzcan desviaciones, la Comisión exigirá medidas adicionales. Al ser preguntado por si considera necesario que el FMI acuda al rescate de Grecia, Almunia se declaró "plenamente convencido de que la UE y la eurozona tienen suficientes instrumentos para hacer frente a este desafío y resolver estos problemas".

El Plan griego prevé un ajuste sin precedentes, con fuertes recortes del gasto público y aumento de los ingresos fiscales con el objetivo de reducir el déficit público del 12,7% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2009 al 2,8% a finales de 2012. Para los años 2010 y 2011, el déficit debe situarse en el 8,7% y 5,6 %, respectivamente.

En el caso de Polonia, también con problemas en las cuentas publicas, el comisario valoró positivamente las acciones emprendidas, pero precisó que a pesar de ello, "el nivel de déficit público es todavía bastante elevado y que precisaba medidas adicionales de consolidación".

Para Portugal, que tiene pendiente presentar sus previsiones, el comisario de Asuntos Económicos afirmó que habrá que "reforzar" la corrección de los desequilibrios fiscales porque el déficit público de 2009 ha sido superior al que esperaba. En el caso de España, Almunia no se manifestó sobre las últimas medidas de ajuste anunciadas por el Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de febrero de 2010