Catástrofe en Haití

Desesperada búsqueda de los españoles en la zona

Exteriores contacta con buena parte de los 111 españoles censados - Una policía y una diplomática, desaparecidas

A la desesperada, pero sin perder la esperanza, los familiares y amigos de los españoles desaparecidos en Haití intentaban ayer contactar con ellos para confirmar que siguen con vida. El Ministerio de Exteriores logró localizar al menos a 75 de las 111 personas que componen la colonia española en el país del Caribe, aunque en el momento del terremoto se calcula que había realmente 90. Entre los desaparecidos, una diplomática de la UE y una subinspectora de la policía. Entre los supervivientes confirmados, Jesús Pinto, piloto comercial de Málaga de 29 años: "Han tenido que pasar horas para darme cuenta de la suerte que he tenido; otro día más que puedo estar con mi familia".

No hay constancia, de momento, de ningún español muerto. Las comunicaciones telefónicas eran ayer muy deficientes, por los daños sufridos en la red, y resultaba muy difícil contactar. "No sabemos dónde están nuestros compañeros", explicó desde Puerto Príncipe el jesuita español Ramiro Pampols, de la ONG Entreculturas. "No podemos contactar con nadie, estamos incomunicados". Cada hora que pasa sin localizarlos da más motivos para perder la esperanza.

"He tardado horas en darme cuenta de la suerte que tuve", dice un superviviente
40 militares viajan desde Madrid para participar en las tareas de rescate
Más información
Las redes sociales se movilizan
"Queremos saber si están vivos y que les saquen de ahí"
Clinton promete que EE UU ayudará a reconstruir Haití

Una de las desaparecidas es Pilar Juárez Boal, segoviana de 53 años, que trabaja como funcionaria del servicio diplomático de la UE en Haití. Cuando el terremoto azotó Puerto Príncipe, se encontraba en una reunión en el cuartel general de la ONU en la capital haitiana, que ha quedado destrozado, según explicaron su marido y su hijo, que están bien. Uno de los compañeros de Juárez ha contado que les dio tiempo de sacar a los reunidos a un patio. Pero no hay noticias de ella.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Otra de las desaparecidas es la subinspectora de la Policía Nacional Rosa Crespo Biel, de 47 años, residente en Zaragoza y adscrita a la Jefatura Superior de Policía de Aragón, según fuentes policiales. Esta agente, casada y con dos hijas, es la única desaparecida de los 40 miembros de la policía y la Guardia Civil que se encuentran desplazados en Haití en el marco de la misión de la ONU. En el momento del seísmo, Crespo trabajaba en el norte del país, por lo que no ha sido posible localizarla. La colonia española está compuesta fundamentalmente por funcionarios internacionales, agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional y cooperantes.

También se teme por Xavier Rabat, un vecino de Olot (Girona) que tenía previsto llegar el sábado pasado a Haití de vacaciones, informa Rebeca Carranco. Sin familiares, sus amigos no saben nada de él.

Mientras se busca a los desaparecidos, aparecen historias de gente que ha logrado contactar con sus familiares. El piloto Jesús Pinto ya ha vuelto a su casa en Málaga y ha confirmado que uno de sus compañeros, que había desaparecido (Javier Fernández), ha dado por fin señales de vida. Pinto, que trabaja para la compañía Tortu Air, estaba en un hotel de Puerto Príncipe a las cinco de la tarde del martes (hora local), cuando el terremoto lo derribó todo. "La fachada del hotel se cayó y las paredes que quedaron en pie estaban llenas de grietas", explica desde su domicilio por teléfono.

Al salir a la calle, tras comprobar que los 10 compañeros que estaban en su hotel se encontraban bien, vieron el horror: "Cientos de personas deambulando, fue desastroso. Cada uno intentaba ayudarse a sí mismo, mientras los cascos azules intentaban evitar los saqueos y la violencia". Pinto ha podido volver tan pronto a España porque un amigo le llevó en un vuelo chárter a Santo Domingo.

El embajador español en Puerto Príncipe, Juan Fernández Trigo, fue evacuado al hospital de la base de EE UU en Guantánamo ante el riesgo de complicaciones en las heridas sufridas en un brazo. España ha ofrecido a la UE que los aviones enviados a Haití evacuen a los ciudadanos comunitarios que quieran dejar el país caribeño, según anunció ayer la ministra española de Defensa, Carme Chacón. Los equipos de rescate españoles que han llegado a Haití están elaborando las primeras listas de ciudadanos que serán repatriados. En total, España ha enviado seis aviones con material y un contingente de 40 miembros de la Unidad Militar de Emergencias para tareas de rescate.

Un niño herido en el terremoto de Haití.
Un niño herido en el terremoto de Haití.AP
Un hombre intenta sacar el cuerpo de una niña de un colegio derruido.
Un hombre intenta sacar el cuerpo de una niña de un colegio derruido.AP

Españoles localizados y desaparecidos

- Rosa Crespo. Esta subinspectora de la Policía Nacional, de 47 años, aún no ha sido localizada. En el momento del terremoto trabajaba en el norte del país. Está adscrita a la Jefatura Superior de Policía de Aragón. Ingresó en la policía en 1987 y anteriormente estuvo destinada en la Brigada Provincial de la Policía Judicial de la Jefatura de Aragón y en el Servicio de Atención a la Mujer.

- Pilar Juárez. Esta funcionaria de la UE, segoviana de 53 años, trabajaba en Haití y ayer seguía desaparecida. En el momento del terremoto se encontraba en una reunión en la sede de Naciones Unidas en Puerto Príncipe, que ha quedado totalmente destruida. Uno de sus compañeros ha relatado que algunos de los asistentes a dicha reunión pudieron salir del edificio. Su marido y su hijo, que están en Haití, se encuentran bien.

- Javier Fernández. El piloto de Marbella (Málaga) que estaba desaparecido está bien, según su padre, Antonio Fernández, y su compañero de trabajo Jesús Pinto, que ha salido con vida de la catástrofe.

- Ana Belio. La esposa del cónsul de Haití en Barcelona, Marc Antoine Archer Saint-Cyr, fue localizada ayer.

- Hermanas de la Caridad. Las ocho religiosas también dieron ayer señales de vida. Una de ellas tiene un brazo roto.

- Carmen Villar y Max Garnier. Ambos, que viven en Sevilla, fueron localizados gracias a un mensaje de móvil de la hija de ambos, de 13 años, en el que dicen que están bien.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS