Entrevista:IVÁN MAÑERO | Cirujano del primer cambio de sexo de una menor

"Ya era chica. Tras la operación su apariencia no ha cambiado"

En 1999, Ivan Mañero, cirujano plástico y reconstructivo, decidió emprender un reto: especializarse en cirugía para la reasignación de sexo. En España, no había donde estudiarlo, así que tuvo que pasar largas estancias en Holanda, Brasil, Reino Unido y Estados Unidos. "Los colegas me tacharon de loco, decían que me iba a llevar más problemas que otra cosa", explica. Al principio, así fue. De vuelta, instaló su clínica privada en un edificio de la Rambla Cataluña de Barcelona. Acudió a la primera reunión de vecinos para presentarse cordialmente. Uno de ellos empezó a gritarle que era el demonio. También empezó a notar reparos entre sus colegas cirujanos plásticos. Por suerte, las cosas han cambiado, y mucho. Hoy se siente contento de las más de 500 intervenciones de reasignación de sexo que lleva realizadas. Y no tan sólo en su centro privado. Hoy está al frente de la Unidad de Trastornos de Género del Clínic de Barcelona. Sus manos han modelado la vagina del primer menor transexual operado en España, tras recibir una autorización judicial.

"La sociedad es cada vez más madura. Operaremos a más jóvenes en adelante"
"Debe darse a los médicos la potestad de estudiar caso por caso"
Más información
Un freno a la pubertad en espera de los 18

Pregunta. Ha sentado precedente. ¿Deberán modificarse los protocolos y permitir el cambio de sexo a menores?

Respuesta. Creo que cada vez operaremos a más jóvenes. La sociedad es cada vez más madura y hay mayor conocimiento. Pero aunque la ley llegue a permitirlo, en primer lugar, debería darse potestad a los médicos para que puedan estudiar caso por caso y tomar la decisión. Si el diagnóstico está claro, el paciente tiene la cabeza bien amueblada y físicamente está bien desarrollado debemos tomar la decisión para evitar que sufra más años de los necesarios. Es el caso de nuestra paciente, que tiene 16.

P. Su paciente sufría una disfonía de género. ¿Nos lo explica?

R. La transexualidad es un trastorno, todo apunta a que se nace con él. Hay una discordia entre género y sexo. Como género se siente mujer mientras que sus genitales son masculinos. Eso hace que su vida no sea normal. Nosotros ponemos de acuerdo el sexo con su mente.

P. ¿Cuándo empiezan los conflictos entre sexo y mente?

R. Algunos pacientes recuerdan ya con cinco o seis años comportamientos como querer ser como la hermanita, querer hacer pipí como una mujer. En el caso de nuestra paciente, desde que tiene cuatro años se viste como niña. Desde hace unos años se maquilla, utiliza ropa que se corresponde con lo que siente, de chica.

P. ¿Cuál fue la reacción tras la operación?

R. Al despertarse tras la intervención muchas pacientes lloran de alegría. En pocas semanas su vida es normal y quieren olvidar el tiempo pasado. Nuestra paciente llevaba tres años en tratamiento. Había intentado suicidarse varias veces. Físicamente, ya era chica. De hecho, tras la operación su apariencia no ha cambiado. Ha obtenido el órgano que necesitaba para sentirse mujer en sus relaciones sociales y sexuales.

P. ¿Se operará el pecho o se retocará la cara?

R. Es secundario. Si se sigue tratamiento hormonal desde tan joven se puede haber desarrollado un pecho con el que se sienta a gusto. También hace que su desarrollo masculino facial no haya ido a más y sus rasgos son más aniñados y más femeninos.

P. ¿Cuánto dura la operación?

R. Unas dos horas y media. Ha cambiado mucho, la primera que hice en 1999 duró 14 horas. Y los resultados son muy buenos a nivel fisiológico y psicológico.

P. ¿No se le da demasiada importancia a los genitales?

R. El entorno religioso de nuestra sociedad ha hecho que los genitales sean órganos a esconder.

P. ¿La sociedad comprende la transexualidad?

R. Durante mucho tiempo se ha vivido como algo marginal. El error es no diferenciar entre género, sexo y orientación sexual. Género es cómo me siento, si hombre o mujer. Sexo, cómo son mis órganos. Y orientación, con quién quiero mantener relaciones. Puede haber un transexual homosexual, por ejemplo. Hoy esto se comprende mejor, pero aún falta. Por ejemplo, antes se hablaba de cambio de sexo. Ahora, de reasignación de sexo.

P. ¿Ha cambiado el perfil de sus pacientes?

R. Ahora nos llegan muchos más jóvenes y vienen con apoyo familiar. Estoy tratando a una docena de menores, lo que no significa que vayan a pasar por cirugía. Se les controla, se les da apoyo, tratamiento endocrino, y se trabaja con las familias, para que comprendan sus comportamientos.

P. ¿Acuden más chicas atrapados en cuerpo de chico?

R. La proporción sería un 80% de chicas que no se corresponden con su cuerpo de hombre, y un 20% que se sienten chicos pero con físico de mujer.

P. Se sentirá orgulloso de ser el primero en España en operar a un menor...

R. No tiene ningún mérito. Tiene más mérito operar a pacientes mayores de 55 años, que además tienen otras complicaciones de salud. Tuve a un paciente de 57 años, casado, con cáncer de hígado. Lo único que quería era ser mujer durante el tiempo de vida que le quedaba. Vivió atrapado en su cuerpo durante el franquismo, con lo que eso conllevaba.

Iván Mañero, ayer, en su clínica privada en Barcelona.
Iván Mañero, ayer, en su clínica privada en Barcelona.TEJEDERAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS