Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez devalúa un 50% el bolívar

La medida tendrá un impacto de miles de millones para las empresas españolas en sus ingresos, beneficios, dividendos y recursos propios

Como la revolución, los números se tornarán rojos para las compañías españolas que operan en Venezuela, a consecuencia de la devaluación de la moneda, anunciada por el Gobierno de Hugo Chávez. Con solo un decreto, el presidente venezolano ha logrado reducir hasta en un 50% los ingresos, los beneficios, los recursos propios y los dividendos alcanzados en los últimos tres años por algunas de estas empresas, que por trabas burocráticas no habían sido repatriados. El impacto total por todas esas partidas en el conjunto de las empresas españolas asciende a varios miles de millones. La más afectada es Telefónica, aunque también perjudicará al BBVA, Mapfre y Repsol, entre otras.

La noche del viernes, el presidente venezolano informó de que inmediatamente comenzarían a regir dos nuevos tipos de cambio en el país, en el marco de los controles impuestos por su Administración desde 2003 para restringir la libre circulación de divisas. El primero de ellos, en el que se incrementó el valor del dólar de 2,15 bolívares fuertes a 2,60, será la referencia oficial para las importaciones de primera necesidad, como alimentos, insumos de salud y compras del sector público. Para "todos los demás sectores", ha dicho Chávez, se utilizará un tipo de cambio de 4,30 bolívares fuertes por dólar, que representa una devaluación del 100% con respecto al valor anterior y pérdidas millonarias para las empresas extranjeras que operan en Venezuela. Dólar petrolero bautizó Chávez a este último tipo de cambio que regirá las operaciones del sector automotriz, comercio, telecomunicaciones, químico, metalúrgico, informático, caucho y plástico, electrodomésticos, textil, eléctrico, servicios, construcción, electrónico, gráfico, tabaco y bebidas, entre otros.

Telefónica tenía pendiente repatriar dividendo por unos 1.400 millones

Venezuela quiere frenar importaciones y vender más petróleo

"Todo esto lleva varios objetivos: el reimpulso de la economía productiva, el fortalecimiento de la economía venezolana, el frenar las importaciones que no son estrictamente necesarias y estimular la política exportadora. Sustituir importaciones e impulsar, estimular la producción para la exportación", dijo el presidente venezolano el viernes. Chávez se ha planteado ahora que "Venezuela tiene que ser un país que exporte muchos productos, más allá del petróleo".

La empresa española más perjudicada por la devaluación del bolívar es Telefónica, y por una doble razón. La empresa presidida por César Alierta tenía pendientes de repatriar dividendos millonarios por los beneficios de varios ejercicios pasados y, además, Venezuela se había convertido en el mercado de mayor crecimiento del grupo computando las cifras al tipo de cambio oficial.

En los nueve primeros meses del año, la operadora había logrado allí unos ingresos de 2.611 millones de euros, con un incremento del 25,1% en moneda local, un resultado bruto de explotación de 1.332 millones y un flujo de caja operativo de 1.129 millones. En el conjunto del año 2009, la estimación de ingresos es de unos 3.500 millones y más de 1.500 millones de resultado operativo. Ahora esas cifras se reducen a la mitad y la devaluación también tendrá un efecto sobre los fondos propios consolidados.

Telefónica tenía pendientes de repatriar importantes dividendos procedentes de beneficios de ejercicios anteriores. El importe ascendería a unos 1.400 millones de euros, aunque Telefónica no ha facilitado la cifra exacta. La operadora ha ido pidiendo autorizaciones y si ahora logra repatriar el dividendo al nuevo tipo de cambio, la devaluación la habrá supuesto un impacto directo de unos 700 millones, más casi otro tanto por los resultados de 2009, un impacto que se repetirá año a año. Por ello, y por la depreciación contable del balance de la filial, el impacto en los fondos propios del grupo superará fácilmente también los 1.000 millones, y eso empeorará ligeramente las ratios de deuda del grupo.

En todo caso, en Telefónica la devaluación no ha sido una sorpresa. Es algo que "probablemente terminará pasando" dijo en octubre pasado su director financiero, Santiago Fernández Valbuena. En la compañía prefieren ver el lado bueno y creen que la devaluación permitirá al menos que se agilicen los permisos para la repatriación de dividendos.

Al menos hasta julio de este año, el BBVA también tenía pendiente la repatriación de casi 200 millones de euros. Sólo en 2008, la filial venezolana del grupo, el Banco Provincial, logró un beneficio neto de 205 millones, y manejaba otros 9.872 millones de euros en activos, además del 26% de los depósitos de la banca venezolana. No obstante, fuentes del mercado destacaron que los resultados de Venezuela sólo representan el 4,5% del grupo BBVA. En Repsol el impacto es más difícil de cuantificar porque sus ingresos son en dólares.

El año pasado, aún antes de que se anunciara la devaluación, empresas como Mapfre habían optado por reinvertir en Venezuela sus ganancias, ante la dificultad de sacarlas del país.Otras, como el Grupo Santander, optaron por la venta. El Santander, además de de obtener buenas ganancias al venderle el Banco de Venezuela al Gobierno de Chávez, se ha librado, sin saberlo, de nuevos dolores de cabeza.

A pesar de los malos augurios de los analistas sobre los riesgos de invertir en Venezuela, otras empresas españolas como Iberdrola, Elecnor y Duro Felguera se animaron el año pasado a suscribir contratos millonarios con el Gobierno venezolano. A menos que la administración de Chávez garantice para ellas condiciones especiales, puede que los ingresos que habían calculado al momento de la firma se reduzcan.

Muchos intereses

- Telefónica. Tiene pendiende de repatriar -a la espera de autorización administrativa- unos 1.400 millones de euros en dividendos que se podrían reducir en 700 millones

y otro tanto por los resultados de 2009. La operadora reconoció que podría ocurrir esta devaluación.

- BBVA. Tiene el Banco Provincial, que ganó 197 millones hasta septiembre, con un balance de unos 10.000 millones de euros. Al menos hasta junio tenía 200 millones de divendos pendientes de repatriar.

- Mapfre. Ante la dificultad de traer los beneficios a España ha optado por reinvertirlos en Venezuela.

- Santander. Justo en diciembre cobró toda la venta del Banco de Venezuela

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de enero de 2010

Más información