Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLECCIONES

El universo de un revoltoso

Diez libros-cómic con EL PAÍS a un euro, el primero, el 17 de enero, gratis

Ben Tennyson es un chiquillo caprichoso, revoltoso, que no para de chinchar a su prima Gwen y es capaz de olvidar el cumpleaños de su abuelo, la persona a la que más quiere. Se podría decir que es un chico corriente si no fuera porque el universo está en sus manos. En un viaje de vacaciones con su familia, este pequeño diablo de 10 años se encontró un reloj de pulsera llamado Omnitrix que le permite transformarse en una decena de héroes alienígenas. Las aventuras de Ben en su lucha contra el mal podrán conseguirse cada domingo con EL PAÍS en una colección de libros-cómic al precio de un euro, el primero aparecerá el 17 de enero y será gratis.

¿No pasa nunca miedo el joven Ben? Al fin y al cabo es un niño que ha pasado de golpe y porrazo de abrir los regalos bajo un árbol de Navidad a enfrentarse a las criaturas más escalofriantes del universo. En un capítulo, después de haber peleado a muerte contra una especie de pulpo con risa burlona, deja bien claro porqué no teme a nada. Ben le pregunta de repente a su abuelo si alguna vez siente temor por sus vidas. "No, siempre y cuando estemos juntos", le contesta. Con la familia unida se pasan todas las penurias, piensan los protagonistas de la serie.

El cómic de Ben 10 se venderá con EL PAÍS durante diez domingos

El joven, acompañado siempre de su abuelo y su prima, utiliza el reloj que le permite mutar por uno de entre 10 superhéroes: Diamantino, Feral, Materia Gris, Infierno, Cuatrobrazos, Espectral, Fauces, Libélulo, Actualizador y XL8. A su antojo, decide qué personaje es el más adecuado para utilizar en cada ocasión. Tras el fabuloso reloj genético, lleno de enigmas que Ben irá con el tiempo aprendiendo, anda el malvado (aunque algo patoso) ser intergaláctico Vilgax. No parará hasta tenerlo entre sus garras.

La serie desembarcó a través del canal de TDT en Reino Unido en 2008 y desde entonces se ha ido expandiendo por toda Europa: Francia, Alemania, Suecia, Dinamarca, Noruega, Italia, Polonia, Rumania y Hungría. El furor Ben 10 es tal que ni las tiendas de juguetes estaban preparadas las navidades pasadas para contener a la legión de fans que arrasaron con las réplicas de 10 centímetros del protagonista. Se agotaron en cuestión de horas y se llegaron a vender cuatro millones de unidades.

Todo lo que rodea a la serie es un fenómeno imparable. El videojuego inspirado en Ben 10 ha vendido 2,5 millones de copias y las ventas anuales de todo lo relacionado con este superhéroe tan peculiar alcanza los 100 millones de dólares (unos 69,5 millones de euros). Ahora se venden pijamas, patinetes, mochilas.... Y hasta flotadores, que no sabemos muy bien como se tomaría eso Ben, él que se jacta de ser un buen nadador.

EL PAÍS ofrecerá durante 10 semanas las aventuras de Ben 10 en libros-cómic. Ésta es una oportunidad única que se presentará junto a EL PAÍS por un euro. Las historias de Ben, una especie de Daniel el travieso con poderes extraterrestres, van ya por 52 episodios y hay otros 52 que están en camino. Mientras tanto, él seguirá peleando contra todos los alienígenas que intenten acabar con el mundo y de paso hacer de las suyas. Es capaz de lo mejor, sin duda, pero también de usar los poderes de mala manera, como por ejemplo para hacerse con un cromo escondido en una caja de cereales que le falta. La prima Gwen y el abuelo están ahí para ponerlo en su sitio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de enero de 2010