Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chan: "Es pronto para cantar victoria con el H1N1"

La OMS rechaza las críticas por crear alarmismo

"Es demasiado pronto para cantar victoria y anunciar el fin de la pandemia de gripe H1N1, no sería prudente ni apropiado" rebajar el nivel de alerta, "debemos continuar con la evaluación en los próximos seis a 12 meses". La directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, rechazó ayer de plano con estas declaraciones las críticas de quienes acusan a la organización de haberse precipitado o, peor aún, de haber cedido ante presiones de laboratorios o gobiernos cuando el pasado 11 de junio declaró la pandemia de gripe A. "Ninguna de las acusaciones tiene fundamento", dijo tajante.

También ha tenido qe hacer frente a las críticas procedentes de países como Canadá y Estados Unidos, donde parece que ya ha pasado lo peor de la gripe.

El virus, detectado en marzo de 2009 en México, ha causado hasta la fecha unas 12.000 víctimas en el mundo. La última de que se tiene noticia en España es una mujer de 26 años embarazada, que falleció a principios de la semana pasada en el Hospital Materno Infantil de Málaga.

Chan insistió en que la decisión de la OMS de declarar la pandemia fue correcta. "No hay ninguna alegación que se base en hechos reales que pueda concluir que esto no es una pandemia. El virus se propagó de forma sostenida en todas las regiones del mundo, afectó a 205 países, hemos visto millones de personas infectadas. Y somos muy afortunados porque la mayoría de ellos han tenido síntomas leves", alegó Chan. "Debemos recordar además que ha habido grupos de riesgo como las embarazadas, los menores de dos años, las personas con enfermedades preexistentes que han sufrido el virus de forma más grave. No es justo para los que han perdido seres queridos decir que no es una pandemia", añadió.

Además, Chan mantuvo que, aunque no haya habido una mutación determinante del virus (hasta ahora se han identificado varias que lo hacen más peligroso o resistente, pero que no se han transmitido), esta posibilidad no puede descartarse. "Nadie quiere que haya una mutación del virus, pero nadie sabe lo que puede suceder", apuntó.

Chan admitió que no se ha vacunado. Añadió que, afortunadamente, este virus no ha resultado grave, porque si hubiera tenido la mortalidad del de la gripe aviar, el H5N1 (del 60% aunque con sólo 447 casos), el mundo no habría estado preparado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 2009