Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mercados financieros

Desplome de la Bolsa y los bonos de Grecia por la elevada deuda del país

La preocupación por el deterioro de las cuentas públicas en el mundo sacude los mercados - Los títulos del Tesoro español se libran por ahora del contagio

La moratoria de la deuda de Dubai World fue un pintoresco aviso a navegantes. Pero la preocupación de los inversores se traslada ahora al endeudamiento de otras economías, entre ellas, la de Grecia, el último de la clase entre los países del euro, que vio ayer desplomarse sus mercados de renta fija y variable. El índice general de la Bolsa de Atenas (ASE) cayó un 6,04%. Los títulos de deuda pública también se depreciaron con fuerza y la rentabilidad del bono a 10 años (que se mueve en dirección inversa al precio) se disparó 22 puntos básicos, hasta el 5,34%.

La preocupación por el exceso de deuda que la salida de la crisis está dejando como factura en todo el mundo, unida a algunos datos empresariales negativos en EE UU, provocaron una sesión de pérdidas generalizadas en todas las Bolsas, incluida la española, donde el Ibex 35 cedió un 1,69%. La inquietud por la deuda no es exclusiva de Grecia. A otra escala, Moody's advirtió ayer que el deterioro de las finanzas públicas de EE UU y Reino Unido puede acabar poniendo a prueba su calificación Aaa.

Pero es en Grecia donde se encienden cada vez más alarmas. Hace un mes, el comisario europeo de Economía, Joaquín Almunia, fue tajante tras rechazar sus planes para reconducir su déficit excesivo: "Grecia es una amenaza para toda la zona euro". El recién elegido primer ministro, el socialista Yorgos Papandreu, ha tenido que reconocer que el déficit llegará este año al 12,7% del PIB, más del doble de lo anunciado por el anterior Gobierno conservador. La deuda pública superará el 120% del PIB en 2010 y alcanzará el 135% en 2011.

Las malas perspectivas de las cuentas públicas llevaron ya a Fitch y Moody's a rebajar la nota de solvencia de Grecia en octubre. Ahora, las agencias de calificación vuelven a la carga. Standard & Poor's puso el lunes bajo vigilancia, con perspectivas negativas, la A- que otorga a la deuda griega a largo plazo y advirtió que puede rebajar la nota a BBB+ en dos meses. Ayer fue Fitch la que dio ese paso, situando la calificación sólo tres peldaños por encima de los llamados bonos basura.

La rebaja complica la vida a los bancos griegos, no sólo por el deterioro de su cartera, sino también porque dificulta el uso de los títulos de deuda como garantía ante el Banco Central Europeo para lograr financiación. Por ello, los bancos lideraron el desplome de la Bolsa. La mayor entidad del país, el Banco Nacional de Grecia, cayó un 9,95%; el Banco de Pireo, un 8%, y EFG Eurobank, un 6,5%.

En los mercados de deuda, la rentabilidad exigida a los bonos griegos a dos años se disparó 58 puntos básicos, hasta el 2,62%, y la de los títulos a 10 años escaló 0,22 puntos porcentuales, hasta el 5,34%. Eso amplía la prima de riesgo frente a Alemania, cuya deuda a 10 años renta un 3,13%. El golpe se dejó sentir también en la deuda de Portugal, Italia, Irlanda o Polonia, que vieron elevarse la rentabilidad de sus bonos entre dos y cinco puntos básicos. España, con el bono al 3,74%, se libró del contagio, aunque el diferencial con Alemania empeoró cinco puntos básicos porque la deuda germana, como el dólar, sirvió de refugio.

El riesgo de contagio y el plus de exigencia que los inversores tienen con países como España es una de las razones que han llevado al Gobierno a tratar de acelerar en el reequilibrio de las cuentas públicas con una subida de impuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de diciembre de 2009