Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

El Gobierno griego descarta que el país vaya a ser "la próxima Islandia o Dubai"

El ministro de Economía anuncia recortes en los presupuestos y no espera "que nadie" les salve

El ministro griego de Finanzas, George Papaconstantinou, ha salido hoy al paso de la incertidumbre desatada en torno a la capacidad del país para hacer frente al creciente déficit de sus cuentas públicas, que ha provocado la rebaja en la nota de la calidad de la deuda del país, y ha defendido que Grecia no se convertirá en "la próxima Islandia o Dubai".

Pese a esta llamada a la tranquilidad del Ejecutivo de Atenas, las bolsas europeas han dado continuidad hoy a las fuertes pérdidas registradas en la jornada anterior hasta media mañana, cuando el rojo ha tornado en verde con ligeras ganancias en los principales parqués gracias a los futuros de Wall Street, que auguraban a la misma hora una apertura en positivo.

Volviendo a Atenas, en una comparecencia ante la Asociación de Prensa Extranjera, Papaconstantinou ha explicado que el nuevo Ejecutivo griego, que asumió el poder tras las elecciones del pasado mes de octubre, conoce los problemas del país y "hará lo necesario" para solucionar las dificultades y recuperar la credibilidad perdida, así como la confianza de los mercados.

"Quiero certificar que el Gobierno hará lo necesario para recuperar la credibilidad perdida mediante un plan a medio plazo con medidas precisas como la reducción del déficit y el control de la deuda pública", ha dicho antes de descartar que Grecia sea "la próxima Islandia o Dubai". Papaconstantinou ha adelantado que este plan se presentará en enero ante la Comisión Europea, después de su discusión en el Parlamento griego, y mostrará de una manera "clara" la hoja de ruta para devolver la normalidad económica y el control de la deuda pública. Entre estas medidas, el Ejecutivo ha anunciado que reducirá la partida de defensa y armamento.

Los temores respecto a la estabilidad económica de Grecia se han disparado en los últimos días, especialmente tras la rebaja de calificación de la deuda del país anunciada ayer por Fitch, que situó el rating a largo plazo de Grecia en 'BBB+' desde 'A-', lo que supone su nivel más bajo en una década, y dejó abierta la puerta a nuevos recortes en el futuro.

Sin embargo, el responsable griego de Finanzas ha restado importancia al impacto de estas decisiones a la hora de que los bancos del país puedan obtener financiación a través del Banco Central Europeo (BCE) y afirmó que las entidades cuentan con varias alternativas para financiarse. "2010 será un año difícil para Grecia, pero no tiene por qué ser imposile", ha declarado. "Las condiciones deberían mejorar cuando la comunidad internacional compruebe que el Gobierno adopta medidas serias", ha añadido.