Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P pone bajo vigilancia "con implicaciones negativas" la calificación de Grecia

La agencia de calificación confirma que Grecia es el país en peor situación de la zona euro y que se encuentra en serios problemas financieros por su elevada deuda

Quienes buscan ya la próxima economía a punto de dar la sorpresa y propagar la inquietud en los mercados como ha hecho Dubai en las últimas semanas y quienes apuntaban a Grecia como el próximo país en encontrarse en serios problemas por los estragos de la crisis financiera y por la débil situación interna de su economía pueden estar en lo cierto.

La agencia de Standard & Poor's ha situado la calificación de la deuda pública de Grecia en vigilancia "con implicaciones negativas", lo que supone una posible rebaja a corto plazo (en dos meses), debido al incremento del déficit fiscal del país heleno, el mayor entre los países de la zona euro, y por la escasa credibilidad de los planes anunciados por el Gobierno del socialdemócrata George Papandreou, elegido el pasado mes de octubre, para reducir el desequilibrio de las cuentas públicas.

En caso de que la agencia ratifique este veredicto en un plazo de dos meses, tras recibir los informes pertinentes sobre las reformas llevadas a cabo, será la segunda rebaja de rating para la economía helena en lo que va de año tras la realizada en enero y situaría la calificación de la deuda griega seis niveles por debajo del estadio más alto.

El rival más débil

"La decisión refleja nuestra idea de que los planes de consolidación fiscal del nuevo gobierno tienen pocas posibilidades de asegurar una reducción sustancial del déficit fiscal y de la carga que supone la deuda pública", asegura esta agencia de calificación con sede en Londres en su estudio sobre el país. Sin medidas adicionales, creen desde S&P, la deuda alcanzará el 125% del Producto Interior Bruto (en la actualidad es ya del 100%, la más alta de los 16 países del euro).

Desde distintas instancias de la Unión Europea se viene mostrando el temor a que Grecia no pueda hacer frente a su situación y se reconoce que no hay un plan B, aunque se insiste en que no se dejará caer a ningún país del euro.

Grecia está afrontando una situación "muy complicada" y necesita llevar tomar decisiones "valientes" para recortar su déficit público, ha asegurado en París el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, en una comparecencia ante el parlamento europeo en la que ha criticado el sistema de regulación de la UE.