Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

S&P avisa de que puede volver a bajar la calificación de la deuda pública española

La agencia de calificación revisa de "estable" a negativa la perspectiva de España.- Ante esta noticia, el Ibex ha caído un 2,2% para volver a niveles por debajo de los 11.600 puntos

La opción de que las dudas sobre la estabilidad financiera de Grecia se contagien a la economía española acaba de ganar un argumento. Standard & Poor's, la única de las tres grandes agencias de calificación crediticia que ha quitado la máxima nota a la deuda pública de España , ha dado un aviso de que se está pensando volver a bajarla, lo que se traduciría en un coste mucho mayor a la hora de colocar los títulos del Tesoro. S&P ha confirmado la calificación de AA+, pero ha revisado de "estable" a "negativa" su perspectiva sobre lo que ocurrirá con esa calificación en un futuro próximo.

S&P ha puesto también en revisión la calificación crediticia del Instituto de Crédito Oficial (ICO), de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (CORES).

"La perspectiva negativa refleja el riesgo de una rebaja en los próximos dos años en ausencia de medidas más agresivas por parte de las autoridades"

En una nota difundida por la agencia, el analista Trevor Cullinan justifica la decisión en las previsiones de bajo crecimiento económico y la persistencia de un elevado déficit fiscal, pese a la subida de impuestos anunciada por el Gobierno español para 2011. "La perspectiva negativa refleja el riesgo de una rebaja en los próximos dos años en ausencia de medidas más agresivas por parte de las autoridades para hacer frente al desequilibrio fiscal", añade Cullinan en el comunicado.

La nota evidencia que S&P no se cree el plan de ajuste del Gobierno, que se apoya en la subida de impuestos (unos 6.000 millones más ingresos) y en la mejora de la situación económica para asegurar que bajará el déficit del 10% al 3% antes de 2014, como le exige Bruselas.

Falta de credibilidad

La credibilidad de S&P, como la del resto de agencias de calificación, ha sufrido un duro golpe en la crisis financiera al ser incapaces de pronosticar el riesgo de las hipotecas subprime y otros títulos basura, pero su influencia en los mercados sigue siendo poderosa, más aún cuando la inquietud por el excesivo endeudamiento ha prendido en los inversores tras el brusco recorte de calificación a los títulos públicos de Grecia.

La publicación del aviso de S&P ha provocado un descenso inmediato en la Bolsa española: su principal índice, el Ibex 35 , ha pasado de estar plana a perder más de 2,2% al final de la sesión para quedar por debajo de los 11.600 puntos (11.541), con lo que vuelve a niveles del 6 de noviembre. Con esta caída, las ganancias anuales bajan al 25,5%. Con la tormenta generada por Dubai y Grecia de fondo pero sin los mismos problemas internos, el CAC 40 parisino y el Dax alemán se han dejado un 0,7%. Por su parte, el FTSE 100 de Londres ha caído un 0,4%.

Instantes después de conocerse el comunicado de la agencia, el diferencial del bono español con la deuda a diez años alemana se amplió a 69 puntos básicos, su nivel más elevado desde julio, mientras que el precio de los contratos de garantía frente a impagos de deuda (CDS) subía seis puntos básicos, hasta 95,3 puntos, frente a los 89,3 del cierre de ayer.

El Gobierno dice que no hay motivos para la preocupación

El Ministerio de Economía y Hacienda ha asegurado hoy que "no comparte" la decisión de Standard & Poor's (S&P) de rebajar la perspectiva de la calificación del crédito soberano español e "estable" a "negativa", y ha añadido que, pese a esta decisión, "no ve motivos para la preocupación".

Así lo han explicado a la agencia EFE fuentes del Ministerio de Economía y Hacienda después de que la agencia medidora de riesgo S&P rebajase la perspectiva de la calificación del crédito soberano español con el argumento de que "aún no se han materializado" las acciones políticas "fuertes" para corregir los desequilibrios económicos y de las finanzas públicas de España.

Más información