Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de la junta de Guinea-Conakry, hospitalizado en Rabat

Marruecos acoge al militar golpista, herido de bala por un ex ayudante

Conakry / Rabat

El jefe de la junta militar golpista de Guinea-Conakry, el capitán Moussa Dadis Camara, llegó ayer a Marruecos para recibir tratamiento médico después de que el jueves fuera herido de bala por un antiguo ayudante. En Conakry, la junta quitó importancia a la situación de Camara y negó que su partida a Rabat suponga un vacío de poder en el inestable país de África occidental.

Pero la evacuación ha levantado muchas dudas sobre su futuro. Varios analistas y observadores creen que es posible que opte por el exilio. "Ninguna bala ha penetrado en el cuerpo del presidente. Sólo tiene un rasguño en la cabeza. Habla y camina con normalidad", aseguró la ministra de Comunicaciones, Idrissa Cherif. "Si deja el país, será su final", afirmó, sin embargo, un diplomático.

El líder militar, de 45 años, ocupó el poder en un golpe de Estado el 23 de diciembre del año pasado. En abril, militares disidentes trataron de deponer sin éxito a la junta. La situación se ha agravado en los últimos meses, especialmente después de que militares y policías mataran a más de 150 personas al disparar contra los asistentes a una concentración opositora el 28 de septiembre. La junta ha prometido devolver el poder en unas elecciones en 2010, a las que Camara y otros golpistas pretenden presentar sus candidaturas, lo que no acepta la oposición.

Guinea-Conakry es el primer exportador mundial de bauxita, mineral que sirve de base para producir aluminio. La inestabilidad política se suele traducir en un aumento de los precios del aluminio en el mercado internacional, aunque en esta ocasión se están viendo contenidos por la abundancia de oferta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 2009