Reportaje:

El H1N1 saca de quicio a Ucrania

El país cumple tres semanas de parálisis ciudadana irritado por la mala gestión de la crisis - La pugna política favoreció el miedo entre la población

La lucha política ha afectado de forma negativa a la lucha contra la nueva gripe en Ucrania. En vez de aunar esfuerzos, los principales responsables del país aprovecharon la epidemia para reforzar su propia imagen y empañar la de sus oponentes. El presidente, la primera ministra, el jefe del Parlamento y el líder de la oposición compiten en las elecciones presidenciales del 17 de enero.

Las autoridades sanitarias deben anunciar hoy viernes si prorrogan la cuarentena que impusieron el 29 de octubre o, como se espera, la dan por terminada, aunque mantengan reductos locales. La medida ha supuesto que durante tres semanas las escuelas y universidades han estado cerradas y no ha habido espectáculos ni mítines. Pero tras un periodo de pánico, propiciado por las declaraciones de los políticos, los ánimos se han calmado. Ayer, el Ministerio de Sanidad anunció que la epidemia de gripe y de enfermedades respiratorias estaba remitiendo en cinco de las veinte regiones afectadas.

La clase sanitaria pidió a los políticos que no utilizaran la situación
"El pánico ha sido mayor que la realidad", asegura una médico

Más información

Del 29 de octubre hasta el 17 de noviembre se confirmaron 166 casos de gripe por H1N1, de los cuales 15 han fallecido, según una portavoz de Sanidad. Con anterioridad, hubo otros dos casos confirmados. En todo el periodo de la cuarentena 344 personas fallecieron en el país a causa de dolencias agudas respiratorias y diversas modalidades de gripe (incluida la H1N1). Sumando todas las categorías, ha habido más de 1,5 millones de enfermos, de ellos casi 86.000 hospitalizados. Ucrania tiene 46 millones de habitantes.

Yulia Timoshenko, la primera ministra, dijo el miércoles que el país estaba saliendo "paso a paso de la epidemia" y lo atribuyó a los esfuerzos del Gobierno y de los médicos. Sin embargo, una portavoz de Sanidad aseguraba el mismo día: "No se puede decir que la situación se haya estabilizado aún". La portavoz remitió a las cifras que indicaban un aumento de los diagnósticos confirmados.

La gripe (en general) fue más intensa en regiones occidentales, como Lvov (89 muertos) e Ivano Franko (39). "Se hubiera podido salvar más vidas si hubiera habido mayor coordinación", señala el doctor Yuri Subbotin, director de la Asociación Médica de Ucrania (AMU). Subbotin afirma que "es difícil saber el cuadro real" y distingue entre los médicos, "bien formados y con alto nivel", y la "estancada" gestión sanitaria. Según el doctor, la población no fue informada a tiempo de la epidemia, los médicos no fueron preparados para afrontarla, la vigilancia de la circulación del virus fue insuficiente y el equipo adquirido para combatir la enfermedad no se instaló oportunamente.

Angustiada, la población se protegió por sí misma y acudió a las farmacias donde los medicamentos eran escasos y se encarecían por momentos. "Tras el pánico vino la intervención de los políticos que trataron de obtener dividendos de la epidemia y eso aumentó más las tensiones", señala Subbotin. Los médicos, dice, se dirigieron a los políticos para que "no utilizaran la situación". "En el apogeo de la epidemia, los políticos se dieron cuenta de que habían alarmado a los ciudadanos".

La OMS y la Unión Europea enviaron misiones de reconocimiento que han cumplido ya su trabajo. La OMS concluyó que "las instalaciones sanitarias ucranianas están bien preparadas y el personal médico, motivado para abordar los casos".

En Kiev hay todavía funcionarios, empleados de comercio y ciudadanos que siguen llevando máscaras, pero su número ha disminuido. En las farmacias hay antigripales y un preparado preventivo de fabricación rusa.

Antes de la cuarentena, Timoshenko alcanzó a presidir un gran mitin preelectoral que sus oponentes le han echado en cara. En Kiev los teatros y la ópera reabrieron el miércoles y ayer el Ministerio de Defensa anunció la reanudación de la leva de reemplazo, interrumpida también a causa de la epidemia.

"El pánico ha sido mayor que la realidad", afirma Valentina Tarán, médico en una clínica de Kiev. En lo que a casos de gripe, resfriados y enfermedades respiratorias se refiere, Tarán opina que la situación es muy parecida a la de años anteriores e "incluso parece mejor que la de 2008, porque este invierno comenzó siendo más cálido". "Entre las declaraciones de los políticos y la prensa, la gente se puso muy nerviosa y acudía al médico por un simple resfriado. Luego se tranquilizó", afirma.

El miedo a la gripe ha hecho que los ucranios se pongan mascarillas.
El miedo a la gripe ha hecho que los ucranios se pongan mascarillas.REUTERS

La reforma pendiente

El sistema de salud en Ucrania no se ha reformado desde la época soviética, afirma el doctor Yuri Subbotin. En teoría es gratuito, pero en la práctica los pacientes pagan por los diagnósticos y los medicamentos. El Estado gasta un 3,4% del PIB en sanidad y ha dedicado 550 millones de grivnias (42,6 millones de euros) a la lucha contra la gripe. Timoshenko quería destinar 1.000 millones más (77,5 millones de euros), pero el presidente Víctor Yúshenko ha vetado la ley por miedo a la inflación y porque duda de la eficacia del gasto. La primera ministra, el líder del partido Regiones, Víctor Yanukóvich, y el presidente del Parlamento, Vladímir Litvin, anunciaron que tratarán de superar el veto.

Timoshenko ha nombrado una comisión inspectora de las compras de medicamentos y equipo por parte de Sanidad tras denunciar presuntas irregularidades con participación de empresas domiciliadas en paraísos fiscales. El ministro de Sanidad, Vasili Kniazevich, ha expresado temor a que las inspecciones entorpezcan la lucha contra la epidemia. Los programas de los candidatos electorales incluyen, según Subbotin, "declaraciones vacías o enfoques desequilibrados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de noviembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50