Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La liberación del 'Alakrana'

Derrota del PP en su primer intento de criticar al Gobierno por el 'Alakrana'

La abstención de CiU impide que prospere la censura de populares, PNV y BNG

La primera etapa de la ofensiva parlamentaria del PP contra el Gobierno por el Alakrana se saldó ayer con el fracaso del principal partido de la oposición. Los populares no consiguieron sumar votos suficientes para que se aprobara una moción en la que se criticaba duramente la gestión que el Gobierno ha hecho de la crisis y se insistía en la petición de subir militares armados a los atuneros.

Los populares consiguieron un acuerdo con PNV y BNG sobre una propuesta de moción que pedía al Gobierno que asumiera "responsabilidades derivadas de la descoordinada gestión". Sin embargo, no consiguió el apoyo de Coalición Canaria y, especialmente, de CiU, que optaron por la abstención. La posición de los nacionalistas catalanes fue fundamental para que el PSOE superara este primer escollo y exhibiera su satisfacción al concluir la votación. El portavoz de CiU, Jordi Jané, explicó en la tribuna que su grupo estaba dispuesto a votar a favor del incremento de las medidas de seguridad que incluía la moción del PP, pero no podían anticipar la exigencia de responsabilidades hasta que no comparezca en el Pleno la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y explique los detalles. Eso no impidió que hablara de "humillante victoria de los piratas".

Con el PSOE sólo votaron frente al texto del PP los diputados de ERC, IU e ICV, aunque sus portavoces advirtieron de que, una vez escuchadas las explicaciones, no descartan pedir responsabilidades. "No se trata de un ajuste de cuentas ni de hacer un juicio sumarísimo anticipado", aseguró Joan Ridao (ERC). Gaspar Llamazares (IU) dejó claro que está radicalmente en contra de enviar militares "para la defensa de intereses de parte". Fue el único que manejó este argumento.

El portavoz del PP, Arsenio Fernández de Mesa, que era delegado del Gobierno en Galicia cuando la catástrofe del Prestige, denunció la "descoordinación absoluta entre ministerios, los informes contradictorios, que se haya dado información en ocasiones falsa o no contrastada, y que a las familias no se las ha atendido adecuadamente".

José Ramón Beloki (PNV) aseguró que "no es tiempo de mirar para otro lado" y Francisco Jorquera (BNG) anunció su voto favorable aunque acusó al PP de "irresponsabilidad, ventajismo y demagogia".

El portavoz de Defensa del PSOE, Jesús Cuadrado, admitió que el secuestro se podría "haber resuelto de otras maneras", pero se ha solucionado "como toda la sociedad española quería".

La portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, abrió ayer otro frente al solicitar que comparezca Félix Sanz, responsable del CNI, ante la Comisión de Secretos Oficiales para que explique a puerta cerrada las gestiones de los servicios secretos.

A las críticas al Gobierno se sumó ayer, después de 47 días de silencio, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para quien es tiempo de "conocer la verdad", informa José Precedo. "Le corresponde al Gobierno y hay cosas que nos merecen poca confianza y que parecen medias verdades", alegó. El presidente de la Xunta defendió que debe ser la Armada la que se enrole en los barcos para reforzar su defensa en el océano Índico y así se lo ha transmitido al Gobierno.

Feijóo exigió además al Ejecutivo central que aclare si se pagó rescate, "si hubo o no tiros, mientras los piratas salían cargados de dólares en la cubierta".

CAMINO DEL ESPERADO REENCUENTRO

Las mujeres de los tripulantes gallegos del Alakrana partieron ayer hacia Seychelles en un avión de las Fuerzas Aéreas. Hoy se reencontrarán allí con sus familiares. Además, 14 marineros gallegos pusieron rumbo a Seychelles, vía París, para embarcarse en el atunero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 2009

Más información