Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Celaá confirma que los ordenadores llegarán a las aulas a mitad del curso

La necesidad de formación específica despierta quejas entre los docentes

La digitalización de las aulas comenzará a ser un hecho real en febrero de 2010. Así lo confirmó ayer la consejera de Educación, Isabel Celaá, durante su comparecencia en el Parlamento para explicar los entresijos de Eskola 2.0. Este programa llevará 18.159 pequeños ordenadores portátiles a 940 aulas de quinto de Primaria (539 de la red pública y 401 de la concertada), impulsará nuevos materiales digitales y un cambio de calado en los métodos de enseñanza.

El proyecto "no parte de cero", apuntó Celaá, ya que la digitalización de los centros se viene realizando desde el año 2000. El calendario escolar hará que la implantación de los ordenadores en febrero suponga un "curso cero", un ensayo, tal y como apuntaron ayer los distintos colectivos implicados. Todos coincidieron en que la puesta en marcha plena llegará ya el próximo curso, cuando los recursos estén en las aulas desde el principio. Tanto asociaciones de profesores y padres como sindicatos y los políticos de la comisión parlamentaria coincidieron en que Eskola 2.0 supone una iniciativa positiva, aunque muchos subrayaron que no se trata sólo de sustituir un libro por un ordenador, sino de cambiar la metodología de enseñanza.

Con todo, a tres meses de la llegada de los ordenadores -junto con una pizarra digital, una instalación en que se recargarán las baterías y una antena de wifi por cada aula-, todavía hay aspectos pendientes de concretar. Celaá no arrojó luz sobre si los alumnos se llevarán los ordenadores a casa, uno de los puntos más debatidos entre los colectivos de padres.

A este respecto, la coordinadora de la Confederación de Padres y Madres de la Escuela Pública Vasca, Ana Izaguirre, declaró a EL PAÍS: "Somos partidarios de que en esta primera fase los ordenadores se queden en los centros".

Eskola 2.0 conllevará además la creación de materiales digitales de enseñanza. El Gobierno impulsará estos trabajos con una subvención de un millón de euros que se reforzará con otro millón más en 2010. "Vamos a incrementar la producción de materiales en euskera", explicó la consejera, ante la carencia de producción digital en este idioma. Celaá aseguró que ninguna asignatura impartida en un idioma se verá invadida por otro debido a la falta de materiales didácticos digitales.

Eskola 2.0 permite "acceder a padres y niños al aula en cualquier momento", añadió la consejera. Los ordenadores ofrecerán además ventajas para los estudiantes con discapacidades visuales, ya que serán compatibles con las aplicaciones informáticas que necesitan.

A pesar del apoyo unánime al proyecto, la forma de actuar del departamento ha suscitado quejas. "Esta medida no es considerada prioritaria", criticó en un comunicado el sindicato nacionalista ELA. Los docentes se han encontrado con que ya entrado el curso tienen la obligación de acudir a centros de formación, lo que ha generado complicaciones en el funcionamiento de los colegios, según varios directores consultados. "Nuestra preocupación está en si realmente los profesores están preparados", añadió Izaguirre.

Los seminarios buscan que los profesores se familiaricen con las teconologías de la información, según responsables de uno de esos centros de Vitoria, para que "realmente se consiga innovar en la metodología".

Un pequeño portátil para cuatro años

Dentro de tres meses, cada estudiante de quinto curso de Primaria dispondrá de un pequeño ordenador portátil con una pantalla de 10 pulgadas, 160 Gb de capacidad en el disco, 2 Gb de memoria RAM y un procesador de bajo consumo de 1.6 GHz. De los 15 millones de euros que costará el programa Eskola 2.0, buena parte -un total de 12,5 millones- se destinará a la compra de estos aparatos, que suministrará Telefónica. Los ordenadores permanecerán cuatro años en manos de los alumnos, hasta segundo curso de Secundaria.

Las aulas dispondrán además de una pizarra digital con pantalla táctil. Con el fin de evitar interferencias, las clases contarán también con una antena propia para captar la red wifi del centro.

Ante los efectos que esta forma de conexión pudiera tener sobre la salud de los alumnos, Celaá argumentó que "todos los estudios indican que las ondas wifi son iguales a las de radio e inferiores a las de los móviles".

Las aulas también dispondrán de mochilas para transportar los ordenadores, pero la posibilidad de que los estudiantes los saquen de clase todavía se halla en el aire. En principio, las asignaturas en las que se implantará el uso de los portátiles serán Conocimiento del Medio, Matemáticas y los idiomas. Celaá subrayó que los ordenadores no desplazarán a los materiales tradicionales de enseñanza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 2009

Más información